2011-11-25 19:11 FC Barcelona Por: Administrador

Cruyff, un profeta en horas bajas



 

Johan Cruyff sabe mejor que nadie que su palabra tiene poco peso en la actual directiva. Más bien ninguno. Aún así, va protagonizando situaciones que rozan la hilaridad, como la de hoy, cuando ante una nube de periodistas se ha atrevido a asegurar que: "Tengo claro quién debe ser el sustituto de Guardiola y ya se lo he dicho a mis íntimos. Mourinho no es".



Pues si Mourinho no es, el barcelonismo ya puede dormir tranquilo. Y si su candidato tampoco es, aún mejor. Aún se recuerda en el Barça su última época como entrenador, cuando colocó a su hijo y a su yerno en el primer equipo. Y antes, cuando le buscó un hueco en el filial al novio de su hija. Aún se recuerda también como deshizo el Dream Team para colocar en su lugar a Prosinecki, Hagi, Jose Mari, Eskurza, Pablo, Velamazán, Oscar, Roger, Celades y tantos y tantos jugadores de perfil bajo que obligaron a Núñez a hacer tabla rasa y a cambiar media plantilla para que Robson devolviera al Barça a la senda de los triunfos.

Y aún se recuerdan los lazos que su Fundación y sus negocios paralelos han mantenido con el FC Barcelona y la Federación Catalana de fútbol. El sustituto de Guardiola no lo decidirá Johan Cruyff. Tampoco Sandro Sandro Rosell. Lo dejará nombrado el propio Pep Guardiola. Cruyff puede seguir jugando a profeta en horas bajas, pero su opinión importa tan poco en el FC Barcelona como en el Ajax.


Deja tu Comentario