2012-02-16 23:02 Real Madrid Por: Administrador

Cuatro años más de ayudas arbitrales al Barça



Las cosas no están nada fáciles para el Real Madrid en el plano arbitral. En los últimos años el Villarato ha sido un movimiento que ha ejercido mayor fuerza en contra de los intereses madridista, ahogando continuamente sus posibilidades de triunfo en favor de las azulgranas. Así, este jueves es un día feliz para los aficionados culés, que ven como su principal valedor, Ángel María Villar, volverá a ser reelegido como presidente de la Real Federación Española de Fútbol por cuatro años más, hasta 2016, por lo que todos los sueños azulgranas se verán nuevamente satisfechos.

Dudar hoy en día de la existencia del Villarato debe ser un prejuicio como otro cualquiera. En los últimos años está claro que le Barcelona ha sido beneficiado por los árbitros, hasta los propios jugadores azulgranas lo han reconocido públicamente, como el reciente caso de Xavi Hernández: “Este año nos perjudican más que nos benefician, pero otros años no ha sido así”. Así, todo hace prever que el brazo instigador de la RFEF seguirá asumiendo su rol imparcial y seguirá al abrigo de los brazos de los intereses azulgranas.



El Villarato no han sido hechos aislados, todo lo contrario, darían pie para hacer un extenso reportaje sobre ello. El ‘mecherazo’  sobre Roberto Carlos en el Camp Nou que quedó impune; La incomparecencia del equipo azulgrana en las semifinales de Copa del Rey del año 2000; El surrealista horario del Barcelona-Sevilla de la campaña 2003-2004; el cochinillo lanzado sobre Figo; el esperpéntico viaje del Barça a Pamplona del curso pasado; y los numerosas manos negras que ha habido en multitud de partidos azulgranas en la que estos han sido claramente beneficiados. Estos son solo algunos ejemplos de muchos que ya no sorprenden a nadie, o a casi nadie. A día de hoy el Villarato es una lacra que convivirá cuatro años más con el fútbol  español y al que el madridismo tendrá que hacer frente.

La designación de Ángel María Villar viene además precedida por aún más polémica, ya que el que será de nuevo presidente de la RFEF se ha saltado la Orden Ministerial de 2007 para adelantar las elecciones, ya que estas deberían producirse tras los Juegos Olímpicos de Londres ya que la Federación ha conseguido la clasificación. Pero Villar, como todos estos años, ha pasado olímpicamente de todo y vuelve hacer lo que le viene en gana, como ha hecho durante los últimos veintidós años en el fútbol español.


Deja tu Comentario