2016-06-13 16:06 Opinión Por: Administrador

Cuidadín con Casemiro: Que no se repita la historia de Makelele



Carlos Muñiz El fichaje de Paul Pogba parece hecho. Será el próximo galáctico que aterrizará el Real Madrid. Y quien más quien menos ya le ha hecho un hueco en el centro del campo de un Real Madrid de película junto a Luka Modric y Toni Kroos. Un centro del campo sin duda glamouroso y sobradísimo de calidad. Pero hay que andar con tiento para evitar que se repita la historia del "patito feo" Claude Makelele, que jugó cuatro años en el Real Madrid logrando dos Ligas y una Champions League. La llegada al club de David Beckham disparó la nómina de galácticos (allí convivían Zidane, Ronaldo, Figo, Raúl, Beckham y Roberto Carlos entre otros) y alguien en el club decidió que era un jugador prescindible cuando reclamó que le arreglaran el contraro. Makelele no era glamouroso y su apellido desentonaba entre tanta magnificencia. Makelele abandonó el Real Madrid para fichar por el Chelsea, y el equipo blanco lo acusó. El "patito feo" no regalaba regates sublimes, ni marcaba goles, ni levantaba al público de sus asientos. Sólo corría, corría y corría. Pero corría por él y corría por todos los galácticos. Y cuando desapareció del equipo todos le echaron de menos, porque nadie corría como él. Y el equipo bajó el nivel. Es cierto que no era un jugador estelar, pero se encargaba de proporcionar equilibrio a un grupo formado por una constelación de estrellas. El Madrid pagó cara su marcha como puede pagar caro el ostracismo al que parece condenado Casemiro. Como Makelele, Casemiro no levanta al público de sus asientos ni arranca oooohs de admiración con su juego, pero hace buenos a todos los demás, corriendo más y sacrificándose más que nadie. Casemiro ha tenido mucho que ver en el éxito de La Undécima y en la reacción del equipo en el último tramo de la temporada. Porque cualquier equipo con aspiraciones necesita en su plantilla a un jugador como Casemiro. No le subestimemos porque su apellido no venda camisetas. No es Pogba, ni Modric, ni siquiera Kroos. Pero ha demostrado que es fundamental en este Real Madrid. De la cordura de Zidane hay que esperar que no se lo cargue de las alineaciones sencillamente porque otros con más nombre deben jugar como titulares. Para que los buenos brillen tiene que haber "patitos feos" dispuestos a facilitarles las cosas haciendo el trabajo sucio. Y eso merece el reconocimiento de todos.

Deja tu Comentario