2011-08-16 14:08 FC Barcelona Por: Administrador

Da vergüenza ver jugar a Sergio Ramos



Resulta sorprendente que Sergio Ramos, el mismo personaje que en noviembre fue expulsado del Camp Nou por una entrada criminal a Messi, que acompañó abandonando el terreno de juego con un reparto de manotazos a la cara a sus "compañeros" Puyol y Xavi, salga ahora en defensa de la pureza del fútbol y diga que Alves mancha este deporte, quizá porque lo que él debe entender por deportividad es la entrada salvaje que su compañero Pepe hizo sobre Alves y lo antideportivo debe ser recibirla.

Son tantas las salidas de tono de este tipo que ya no sorprende lo que ha dicho sobre Alves. Moruinho ha conseguido un grado tal de desquiciamiento en el Madrid que recibir una agresión se ha convertido en un hecho antideportivo. Es decir, que hay que entender que Alves agredió con su espinilla la puntera de Pepe.



Y como buen deportista que es Sergio Ramos, le faltó tiempo ayer para acudir a rematar a Alves en el suelo e iniciar así una tangana. Eso debe ser lo que Sergio Ramos entiende por fútbol, patadas, puñetazos, tanganas...

Es posible que el juego de Alves le dé coraje a Sergio Ramos. Lo suyo da simplemente vergüenza. El chico no da más de sí. Quizá por eso, porque él defiende la pureza del fútbol, es el futbolista más expulsado de la historia del Real Madrid. Eso sí da coraje, soportar a futbolistas peligrosos y reincidentes que han hecho de la agresión su medio de vida olvidando que son profesionales del fútbol y no de la lucha libre.

Sergio Ramos, el mismo que se autoexpulsa o que se borra de los partidos de la selección española para complacer a un entrenador portugués, no puede ser ejemplo de nada.



 

 

 

 


Deja tu Comentario