2016-02-01 18:02 Real Madrid Por: Administrador

El dato que deja en evidencia al victimismo culé



El partido de Liga que el domingo enfrentó al Real Madrid con el Espanyol dejó en evidencia al victimismo culé. Muchos aficionados del Barça, acostumbrados a quejarse de que la dureza y la intensidad con la que juega el equipo periquito no es la misma cuando el adversario es el conjunto blanco o cuando se trata del derbi de Barcelona. Nada más lejos de la realidad, se ha descubierto que todo es un pretexto fruto de la impotencia azulgrana. Los datos lo reflejan: 19 faltas cometidas por el equipo blanquiazul en su visita al Santiago Bernabéu. Un cómputo de infracciones que equivale a la media de las que el conjunto de Constantin Galca cometió en sus tres partidos casi seguidos contra el Barça hace apenas unas semanas: 22, 20 y 15 faltas sobre los jugadores culés. Desde Barcelona ha habido mucho esfuerzo para hacer creer que contra los azulgrana el Espanyol es mucho más duro, y cuando a los pericos les toca enfrentarse al Real Madrid se ablandan y se dejan pisotear, mientras que la realidad es que 'pegan' por igual. Lo que esconde este victimismo es un complejo de impotencia que los de Luis Enrique no han podido ocultar más.

La diferencia, en el marcador

Lo que sí que ha sido toda una diferencia entre los duelos de Barça y Madrid contra el Espanyol es la brecha en el marcador: mientras que los culés se bloquearon en el partido de Liga -cedieron un empate- y les costó arrancar en Copa -empezaron perdiendo en casa-, el equipo merengue sí demostró su calidad frente al equipo de Galca y le endosó un 6-0 que para los azulgrana todavía es inédito contra los periquitos. Así, parece que a muchos culés se les ha acabado una de sus excusas predilectas, históricamente hablando. ¿Con cuál sorprenderán la próxima vez?

Deja tu Comentario