2014-01-28 16:01 FC Barcelona Por: Administrador

¿De qué represalias habla el socio que ha forzado la dimisión de Rosell?



Joan Tubau

Se hace difícil adivinar en los tiempos que corren qué tipo de represalias puede adoptar la junta directiva del FC Barcelona contra el socio Jordi Cases como para que éste utilice la querella como arma arrojadiza para regocijo del circo mediático que se ha montado en Madrid a su costa.



Bartomeu, en su presentación como presidente del FC Barcelona, ya dijo que Cases estaba en su derecho de hacer lo que ha hecho y que el club se tomaba con naturalidad todos sus pasos. Una vez dimitido Rosell, el abogado de Cases dijo que él se inhibía del caso y todo apuntaba a que finalmente sería retirada la querella contra el ex presidente -otra cosa es que la Audiencia Nacional se desentienda del caso una vez puesto en marcha-. Sin embaego, a última hora, el socio Cases ha exigido por escrito a la junta una promesa jurada de que no tomarán represalias contra él.

¿Qué tipo de represalias? No las explica. Cases sabe mejor que nadie que la junta no tiene argumentos legales para ir contra él. Y si los tuviera, perseguir a un socio que se supone se ha enfrentado al poder a pecho descubierto no sería precisamente una medida popular. La cuestión es que Toni Freixa se niega a firmarle nada y Cases sigue adelante con la querella y con los faroles. Si tan seguro está de lo que hace Cases, que vaya hasta el final. No tiene por qué temer nada del Barça, su club. Cuesta creer que no lo tenga todo planificado. Lo del papel escrito suena a chiste. ¿Quizá le preocupan las costas del tinglado procesal que está a punto de montar? Podía haberlo pensado antes. La resolución final del caso suena a exigencia de pacto económico.


Deja tu Comentario