2014-07-09 11:07 Real Madrid Por: Administrador

¿De verdad quiere el Madrid vender a Khedira?



T. R.

Una lesión, precisamente jugando con la selección alemana, ha tenido fuera de combate a Sami Khedira prácticamente durante toda la temporada. No fue una lesión cualquiera: rotura del ligamento y del cruzado anterior de la rodilla derecha. El percance le apartó del mundanal ruido futbolístico durante toda la campaña y apenas pudo participar unos minutos en los últimos encuentros de la temporada del Real Madrid.

El hecho de que el Madrid ganara La Décima sin él dio pie a que se extendiera una opinión generalizada de que su concurso era prescindible, y más tras la confirmación de que su paisano Toni Kroos vestirá de blanco la próxima temporada para ocupar una plaza en el centro del campo de Ancelotti. Su adiós al Real Madrid parecía cantado. De hecho, pocos se acordaban de él. Pero ese no era el caso de Joachim Low, el seleccionador alemán, que le conoce bien y que sabe lo importante que es en esta Alemania fuerte y poderosa que ha construido desde 2006 contando con su colaboración.

Low lo seleccionó para el Mundial  siendo consciente de que llegaba con muy poco rodaje. Después de ciertas dudas en el inicio del torneo brasileño, Khedira se ha revelado como un extraordinario centrocampista cumpliendo funciones más avanzadas que las que desarrolla en el Real Madrid. Más cerca del área, Khedira ha marcado y ha asistido a sus compañeros aportando fluidez al juego alemán. El éxito de Joachim Low tiene mucho que ver con el excelente rendimiento de Khedira, inmenso tanto en lo físico como en lo técnico.

La temporada de Khedira se resume con 177 días fuera de combate. Poco es para presentarse en el Mundial a tope. Pero precisamente esa inactividad es la que le ha servido para llegar más entero que sus compañeros, víctimas del desgaste de los partidos de una temporada muy exigente. Y no es extraño que Ancelotti se atreviera a alinearle en su once titular en la final de la Champions League. Khedira es mucho Khedira a pesar de que en el Real Madrid su valoración quede ensombrecida por la grandeza de los cracks que juegan a su lado.

Khedira salió como titular y jugó los 90 minurtos en el primer partido de Alemania en el Mundial ante Portugal, el del 4-0. Luego volvió a figurar como titular ante Ghana, jugando una hora. Y vio el Alemania-Estados Unidos desde el banquillo. Tampoco fue titular ante Argelia en octavos de final, aunque acabó jugando 30 minutos. En esos momentos el Real Madrid negociaba su venta al Arsenal. Pero Low volvió a echar mano de la experiencia y del poderio físico de Khedira en cuartos de final ante Francia. Ese día el centrocampista madridista no brilló, pero aportó sentido y equilibrio al juego del centro del campo germano.

Y ante Brasil en semifinales, anoche, se salió. Inmenso, técnicamente impecable aportando profundidad al juego alemán y llegando siempre con peligro mientras tapaba las inocentes intentonas brasileñas en la zona de creación. Brasil chocó contra él en todas sus acometidas y lo sufrió cuando Alemania tenía el balón.

"Es un riesgo calculado. Su personalidad y su experiencia son esenciales para el grupo. No está todavía a su mejor nivel, pero haremos todo para que lo esté", dijo Löw de él cuando lo incluyó en su primera preselección de 30 jugadores. No le ha fallado. El Real Madrid debería replantearse su voluntad de traspasarle. Junto a Kross y Xabi Alonso el centro del campo del Real Madrid puede ser sencillamente imparable. Este Khedira no tiene precio.

 




Deja tu Comentario