2013-03-22 17:03 Real Madrid Por: Administrador

¿Debe Mourinho querellarse contra la FIFA?



Argumenta el estamento que las palabras del portugués son "una irresponsabilidad". Sin embargo, quizá una irresponsabilidad habría sido callar cuando varias personas le dijeron que lo que ellas reflejaron en sus votos de cara al premio al mejor entrenador del año no se correspondia con lo que sacó la FIFA en realidad. ¿O acaso es malo denunciar lo susceptible de ser falso?.

Mourinho contó en una entrevista que algunas personas le habían dicho que le habían votado a él, pero que luego sus votos aparecían de otra forma. Mourinho no acusa a nadie, ni tiene pruebas de que eso sea cierto. Simplemente, se lo cuentan, y él lo cuenta. Sus palabras son a título informativo, no de denuncia. Sin embargo, parece que decir cualquier cosa que ponga en entredicho a la FIFA es suficiente para que uno sea castigado. Cuesta no pensar en poco menos que un régimen absolutista y déspota a la hora de valorar la actitud de lo sucedido con el organismo que preside Blatter.



Un régimen que, por otro lado, no sólo amenaza y castiga, sino que no tiene en cuenta las palabras de todo el mundo, según quién convenga. No sólo Mourinho ha dado motivos para que se investige lo que pasó con las votaciones. Goran Pandev, capitán de Macedonia, dice que lo que él votó no se corresponde con el documento que la propia FIFA ha sacado a relucir hoy mismo a modo de prueba. ¿Por qué tendría que valer más la palabra de un estamento que la de una persona?.

Nadie va a a decir nada. Primero, porque la inmensa mayoría del país odia a José Mourinho y le desea todo lo peor; Pero, además, será inútil que gente del fútbol se queje, porque los estamentos futbolísticos han construido un mundo paralelo al mundo real en el que ellos mismos son, a la vez, una de las partes implicadas en cualquier asunto, y el tribunal que juzga sus propias decisiones.

Sólo cabría una posibilidad: Que Mourinho se harte. Que Mourinho considere que, al igual que aquel periodista que le llamó "Nazi portugués", piense que la FIFA ha traspasado una barrera con él: La de la libertad de expresión. Como la traspasó la UEFA hace dos años, algo que le ha obligado a minimizar al máximo sus apariciones ante los medios. Quizá es el momento de decir basta. Y quizá es hora de que algún juez, o algún tribunal, empiece a demostrarle a la FIFA que vive bajo el mismo régimen de derechos y libertades que los demás.




Deja tu Comentario