2011-10-08 20:10 FC Barcelona Por: Administrador

Demasiada mala suerte para el filial azulgrana (2-2)



 

El filial blaugrana llegó a este encuentro con las urgencias que le daba estar situado en los puestos de descenso después de cuatro partidos sin conocer la victoria, y quizá por ello desde el inicio se notó algo de nerviosismo en sus jugadores a la hora de sacar el balón jugado y llegar a la meta contraria.



Ese aspecto le hizo cometer algunos errores en la circulación, y los defensas encontraron ciertas dificultades para frenar el juego vertical que desplegó el Alcorcón con Fernando Sales y Paco Montañés como extremos muy abiertos hacia la banda.

La primera ocasión del partido la tuvieron los locales a los dos minutos con una jugada individual de Montañés por el costado izquierdo, cuyo disparo picado ante la salida del portero Miño merodeó la línea de gol sin llegar a entrar.

La respuesta del Barcelona llegó siete minutos después tras una jugada de Lobato por la banda izquierda que terminó con un lanzamiento de Isaac Cuenca dentro del área que se marchó desviado.



Tras esa ocasión el encuentro se igualó mucho en fuerzas, hubo llegadas en las dos áreas por medio de los dos delanteros centro, Quini y Rafinha, y la posesión se equilibró en la medular sin un dominador claro.

A los 21 minutos el partido se decantó del lado local gracias a una jugada de Fernando Sales, que recibió el balón en línea de tres cuartos por la banda derecha, inició la carrera, se zafó de su defensor y su centro lo remató de cabeza Paco Montañés, enviando el esférico al fondo de las mallas.

Con el marcador a favor, el Alcorcón tomó las riendas del encuentro y comenzó a llevar la iniciativa del juego ofensivo ante la falta de profundidad de los jugadores organizativos del Barcelona. Sin embargo, en una acción aislada minutos antes del descanso, los azulgranas lograron el empate por medio de Isaac Cuenca que, en el área pequeña, remató a placer un centro de Tello.

El gol supuso un revés para el Alcorcón, que redujo la intensidad y jugó hasta el final del encuentro al ritmo que marcaron Johnatan dos Santos, Carmona y Javier Espinosa en el centro del campo, siempre buscando como referente a Rafinha.

La entrada de Gerard Deloufeu por el lesionado Tello dio al Barcelona mayor dinamismo en la banda derecha, y todas las jugadas en las que intervino el rápido jugador gerundense significaron peligro para la defensa amarilla, que se vio desbordada durante algunos compases de la segunda mitad.

A falta de trece minutos para el final, el conjunto azulgrana logró la remontada con un tanto de ariete puro de Rafinha, que entre una maraña de jugadores del Alcorcón se coló con un desmarque hacía el centro y solo ante Manu Herrera cruzó el balón.

En los últimos compases el Alcorcón jugó sus bazas con intentos de contraataques basados en la rapidez de sus extremos y adelantó sus líneas poniendo cuatro hombres en la punta de ataque, apuesta que dio sus resultados en el último minuto cuando Quini logró de cabeza el tanto del empate. EFE

 

 

 


Deja tu Comentario