2011-12-12 13:12 FC Barcelona Por: Administrador

Descubre en qué superó el Real Madrid al Barcelona



El mundo entero conoce la especialidad del FC Barcelona: su habilidad para conservar el balón y su facilidad para recuperarlo cuando lo pierde. El Real Madrid también tiene su especialidad: jugar al límite del reglamento. En el último Clásico, el Barcelona le dio al Real Madrid una lección magistral a domicilio de cómo se debe plantear un partido tácticamente. El Barça, bien dirigido desde el banquillo, se hizo el amo del campo y mandó con autoridad pese a iniciar el encuentro con un 1-0 adverso que pudo haber pesado en el ánimo de sus futbolistas.

Por eso, porque al Barça le gusta tocar la pelota e intantar crear arte con ella, es normal que los blaugrana dominaran el clásico en el apartado de posesión del balón (58% - 42%). También elaboró el Barça más jugadas de ataque (124-116), botó más corners (5-4) y disparó más (7-6). Valdés sólo intervino una vez más que Casillas (11-10) y el Madrid se llevó la palma en el apartado disciplinario (21 faltas por 13 del FC Barcelona). Las cifras lo dicen todo. Aún así, pudo acabar con once. Y Pepe, para no perder la costumbre, montó su tanganita particular, Un partido en el que juegue el Madrid y no se produzca una tangana no es un partido de verdad.



Especialmente cómico resultó el numerito que Mourinho y su fiel y obediente secretario montaron saliendo del banquilo para reclamar con gestos propios del mundo freaky la expulsión de Messi. En ese momento, Mourinho tocó con sus manos la felicidad porque pensó que ya tenía coartada para una derrota que parecía cantada. Sin embargo, las imágenes no le daban la razón y tuvo que comerse un discurso que a buen seguro hubiera interpretado a las mil maravillas. Ya saben: "¿por qué, por qué, por qué? A mí me daría vergüenza..." y esas cosas que tan bien sabe hacer Mourinho. Ganar, lo que se dice ganar, poco está ganando con el Real Madrid, pero al menos nos está dejando momentos memorables de su show particular.


Deja tu Comentario