2015-07-25 15:07 FC Barcelona Por: Administrador

Descubren el lado más siniestro de Pep Guardiola



Pedro Riaño

"Como entrenador presumió de no dar nunca entrevistas pero filtró a su conveniencia sin el menor rubor, y desentendiéndose encima de su filtración si luego generaba escándalo. Lo hizo conmigo, y tuve que enfrentarme a una querella del entonces presidente Rosell y que el propio Rosell retiró cuando comprendió de dónde y cómo había salido la información, y con qué cinismo Guardiola, que todo lo había provocado, pretendía pasar, una vez más, la señorita inmaculada". Esto es lo que explica hoy Salvador Sostres en ABC. Conviene recordar de qué iba el tema, sucedido en mayo de 2012, cuando el propio Sostres, como vasallo fiel de Joan Laporta, figuraba en la lista del amplio ejército mediático de "tontos útiles" al servicio de los intereses de Pep Guardiola.



En esa época Pep Guardiola tenía un especial interés en dejar claro que se fue del Barça muy molesto con Rosell. Pero no lo quería decir él. Necesitaba que alguien lo pusiera en su boca para después desentenderse como el que no quiere la cosa. Y Salvador Sostres se prestó al juego de utilizar la confidencia en forma de filtración como si se tratara de periodismo de investigación. Sostres puso en boca de Pep Guardiola: "Me iré sin hacer ruido, pero si tú y tus amigos me jodéis, a mí o a los míos, hablaré todo lo que tenga que hablar". Una amenaza en toda regla que Guardiola ni confirmó ni desmintió públicamente. Rosell se enfadó mucho, redactó una nota pública y amenazó con emprender acciones legales contra el periodista.

Lejos de retractarse y rectificar su información ante la reacción del FC Barcelona, Salvador Sostres se reafirmó en lo expuesto: "Esta tarde he hablado con Pep y sí, me ratifico en todo. Sólo me ha dado un matiz: él no dijo 'Voy a joderte' al presidente ni a nadie. Él no usa ese lenguaje. Él dijo algo así como 'dejadme tranquilo' u 'olvidadme'. Ése es el único matiz que me ha hecho. Sabéis que Guardiola ni da entrevistas, ni habla para programas, ni nada, así que si él te llama y te dice que lo único que has publicado mal es ésto, es que todo lo demás es cierto". Así se expresó Sostres en la COPE. Se entiende que el verbo "joder" no exista en el vocabulario del celestial Pep Guardiola.

Entonces Salvador Sostres ejercía de lacayo portavoz de Guardiola, como tantos otros compañeros de profesión, y decía: "Hay una frase que, dicha por el propio Guardiola esta tarde, suena importante: 'De cada diez cosas que tenía que hacer, ocho no eran la pelota. Eran cosas que no me interesa'. Esto incluiría representar al Barça. La junta directiva no daba la cara por el Barça y debía ser Pep el que lo hacía". Y siguiendo la línea marcada por Laporta, este entonces buen amigo de Guardiola, se reafirmaba en que "Pep se habría quedado si la directiva le hubiera mimado más. De hecho, su Pep se hubiera dedicado sólo al fútbol, se habría quedado".



El artículo de ABC

Pero ha pasado el tiempo y las cosas han cambiado. Hoy Salvador Sostres destroza a Pep Guardiola en el diario ABC. Él sabrá por qué. Ya puestos en antecedentes sobre la relación que ambos mantuvieron en su momento, resumimos las expresiones más sorprendentes del articulista sobre la figura de Pep.

-"No hay nada que preocupe más a Josep Guardiola i Sala (Santpedor, 1971) que la proyección pública de su imagen. Su pose como de asténico, aprendida de Lluís Llach, y esa especie de misticismo, como si estuviera de regreso de todo y nada de lo mundano pudiera afectarle, es de una hipocresía sin comparación imaginable y Pep no renuncia nunca a ninguna ganancia y sólo da la cara cuando es gratis".

-"Jugó con la selección cuando su proyección internacional dependía de ello y celebró con euforia los goles de España en el Camp Nou durante los Juegos de 1992, cuando aquello formaba parte de su negocio, mientras, valientes o insensatos, algunos jóvenes independentistas se jugaban el tipo silbando al Rey y exhibiendo pancartas con el «Catalonia is not Spain». Sangre española corría entonces por las venas de Guardiola, sangre color de ganancia, tangible y concreta, y es así como siempre ha sido Pep".

-"Como jugador no dio la cara por Cruyff cuando le echaron, aunque él sin Cruyff no sería nadie, mientras algunos rompimos nuestro carné de socio y renunciamos a tribunas pletóricas con su infamante silencio de fondo".

-"Pep es suficientemente astuto para saber que la rabia nos hace quedar mal pero demasiado mezquino para superarla. Fueron antológicos sus rodeos para tratar de disimular su amargura y preservar su angelical imagen de buen chico impoluto. Era capaz de decir, en una misma frase, que él nunca hablaba de los árbitros y que el Barça había perdido aquel partido por extrañas circunstancias".

-"Se fue del Barça culpando a los jugadores de autocomplacencia y vistió su marcha como si del Misterio de Elche se tratara, en la secuencia del descenso. Con los pobres resultados alcanzados en el Bayern ha quedado demostrado que era él, y no los jugadores, quien estaba acabado".

-"Desde su posición como elevada no se cansó de sermonearnos sobre compañerismo, pero la esposa de Tito Vilanova le prohibió la entrada a la habitación de hospital de su marido moribundo; iba de modesto pero se atribuyó sigilosamente todos los méritos, a través de una prensa embobada con su misticismo de puesto de feria, hasta el punto de que los jugadores del Barcelona son los primeros en oponerse a su hipotético regreso, hartos de que uno de los tipos más vanidosos y falsos que ha dado la democracia catalana les usurpara su trabajada gloria".

-"Guardiola está tan pendiente de su retrato que mucho más que la categoría le importa la pincelada y sólo puedes contar con él cuando le convienes o cuando para defenderte no tiene que pagar ningún precio. Si quieres saber si Pep estará, piensa en lo que podría ganar. Si quieres rastrearle tira del hilo de su beneficio y le hallarás. Todo en él está minuciosamente calculado".

-"Guardiola reflejado en cada espejo da la imagen de un tipo inteligente y frío, con unos intereses muy concretos y ningún escrúpulo, con su vanidad en el centro de su santuario particular. Sólo se atrevió a criticar a Rosell desde Múnich, en lugar de dar la cara desde el Barça cuando su revolverse habría sido letal, definitivo. Continuó siendo el primer entrenador del club cuando le fue retirada la presidencia de honor a Cruyff. Y en su postureo infinito ha decidido presentarse a las próximas elecciones autonómicas en Cataluña, pero para no salir, como si la democracia fuera un cosmético más de su frivolidad y una candidatura electoral lo mismo que una recogida de firmas en contra de la pesca ballenera".


Deja tu Comentario