2012-03-28 15:03 Real Madrid Por: Administrador

Desmontando a la Caverna culé



La Caverna culé ha vuelto a quedar en evidencia. Una y otra vez, el estilo de la prensa azulgrana se ha puesto en duda, y esta vez ha ido más allá. El Madrid siempre ha sido el franco de sus irás, y si no, los árbitros, pero hay veces que uno tira contra su propio tejado, y el claro ejemplo es el caso de Zlatan Ibrahimovic, que pasó de ser un santo a ser el mismísimo diablo, o eso es lo que se desprende de los argumentos de los cabecillas de este movimiento.

En 2009, el Barça, en un movimiento de envidia, fichó al sueco para hacer frente al multimillonario avance blanco, que se hizo con Cristiano Ronaldo, Karim Benzema y Ricardo Kaká de una tacada. El sueco llegaba a la Ciudad Condal tras desembolsar los barcelonistas 45 millones de euros más Eto’o, algo que ascendía la operación a los 75 millones de euros. La prensa afín a los intereses azulgranas tenía que poner brillantes a este fichaje, y así lo hizo el editor del diario Sport, Josep María Casanovas, con un artículo titulado ‘Pongo la mano en el fuego por Ibrahimovic’, en el que describía al ariete sueco como un “tipo familiar”, con “madurez mental”, alejado de la “fama de carácter difícil e irascible”, llegando a insinuar que aquellos aficionados que le estaban “crucificando antes de tiempo”, tendrían que “rectificar”. Pero no fue el solo, ya que en Mundo Deportivo siguieron la misma táctica: "¿Es polémico? La respuesta generalizada es 'no'. Disciplinado, sí, por supuesto, educado también y muy respetuoso con la jerarquía del vestuario. ¿Entonces? La fama de díscolo o de problemático, una etiqueta que le han colgado a causa de alguna reacción puntual, no radica en su carácter fuerte pero tranquilo", recogía el diario catalán el 1 de agosto de 2009.



Pues bien, la estrategia cambio radicalmente con Ibra. Casanovas, editor de Sport dio un giro de 180 grados a su discurso el pasado mes de noviembre: “Este sueco es una mala persona. No contento de poner a parir a Pep, se despacha a gusto menospreciando a sus excompañeros cuando dice que son unos colegiales sin ningún tipo de personalidad. La envidia le corroe por dentro". Algo que repetía Mundo Deportivo por las mismas fechas: "Lástima que Ibra no hable mucho de cuando fue detenido de adolescente por robar un coche e ir con una placa falsa de policía en Malmoe, ni como le tiró unas tijeras a Mido en el Ajax por un lío de faldas. Eso sí, es un 'buenazo' porque evitó que sus amigotes del barrio le dieran una paliza a Guardiola".

Sí, esta es la verdadera moral y rasero de la Caverna mediática culé. La cual ha vuelto a quedar en evidencia al no conseguir lo que querían. ¿Tiene crédito la prensa azulgrana? La respuesta es no.


Deja tu Comentario