2017-01-09 11:01 Real Madrid Por: Administrador

El despiste que lleva encima Gerard Piqué



Carlos Muñiz Gerard Piqué montó el numerito al término del Villarreal-FC Barcelona de anoche tratando de justificar el tropiezo que coloca a su equipo a cinco puntos del Real Madrid, que pueden ser ocho, con la actuación arbitral. El Barça ha perdido la excelencia de la que presumió hasta hace unos años para convertirse en un equipo llorón. Y Piqué lloró, y mucho, en Villarreal. Sin embargo, volvió a meter la pata. Quiso centralizar las culpas de los arbitrajes que sufre el Barça en Javier Tebas, presidente del la LFP, presente en el palco del campo de La Cerámica. Y le señaló con el índice, en un gesto chulesco mientras se dirigía al túnel de vestuarios. Piqué señalaba a Tebas y a la Liga de Fútbol Profesional como causantes de las desgracias del Barça. Alguien debería informar a Piqué, para evitarle ridículos mayúsculos como el de anoche, de que la LFP no tiene ninguna relación con los árbitros. Ni los nombra, ni los teledirige, como quiso dejar entrever el central catalán. Los árbitros están bajo la jurisdicción de Ángel Villar y la Federación, y alguien que dice que aspira a ser presidente del Barça en el futuro debería saber que si Villar sigue de forma permanente al frente de la Federación es por el apoyo incondicional que, entre otros, le ofrece el FC Barcelona y no el Real Madrid. Es a Villar y no a Tebas a quien debe reclamar los errores que puedan cometer los árbitros contra el FC Barcelona. Tendría más credibilidad Piqué si la temporada pasada, cuando el Barça ganó la Liga con 19 penaltis a favor y 9 expulsados en los equipos rivales, hubiera repetido el mismo gesto señalando a Ángel Villar agradeciéndole los servicios prestados.

Deja tu Comentario