2016-02-05 14:02 Real Madrid Por: Administrador

Destapan un nuevo caso de corrupción en el Barça



El FC Barcelona es el club de los líos. No salen de uno y ya están metidos en otro. Ahora ha sido Jaume Roures, el dueño de Mediapro, quien ha destapado un nuevo caso de corrupción. Esta vez el señalado en Sandro Rosell, que ha sido acusado de espionaje y de controlar el correo electrónico del propio Roures entre 2009 y 2011. Según la versión de Roures, Pep Guardiola, que también fue espiado, estaba al día del tema y esta pudo ser una de las causas que le llevaron a abandonar el club por si falta de sintonía con Sandro Rosell. Roures ha anunciado una querella contra Sandro Rosell, su ayudante Carles Raventós, que ahora dirige las secciones del club y el ex exempleado de Mediapro, Robert Cama, que sería el autor material de la intervención de sus correos. Y Roures va más lejos anunciando que también se querellará contra el FC Barcelona como "coautor y víctima de la trama". La querella se amplía a Bonus Sport Marketing, antigua empresa de Rosell y Socktel Servicios Informáticos, empresa de Cama puesta en funcionamiento para facturar sus trabajos para Rosell violando los sistemas de seguridad del ordenador de Jaume Roures. Roures ha invitado a todos los espiados, entre los que se encuentra Pep Guardiola, a unirse al proceso judicial.

Gravísimas acusaciones contra Rosell

La acusación de Jaume Roures ha sido rotunda:  “A instancias de Raventós, Cama pinchó el correo y enviaba todo lo que consideraba interesante, a nivel profesional o personal. Los discos duros ya están con el juez para que lo analice. Bonus Sport Marketing abonó mucho dinero por el trabajo realizado. Luego, una vez contratado, el Barça le pagaba 100.000 euros al año y Rosell le abonó unos 60.000. Con el paso del tiempo supimos que Cama pidió un contrato de seis años a razón de 185.000 euros por año”. El presidente de Mediapro ha desvelado cómo se inició la investigación sobre el caso: “Comenzamos a tener indicios de todo eso por el propio Rosell, que es bastante bocazas. Iba presumiendo de tener informaciones muy privadas, que sólo podían salir de aquí. Comenzamos a rascar y salió todo. Vi cosas raras en mi ordenador y me quejé. Evidentemente, dejamos fuera de la investigación a Cama, que era responsable informático de MediaPro. Se lo comenté a él y a Raventós. Reconocieron que sí, pero que tal como los recibían los destruían. Me dijo que teníamos que arreglarlo a la catalana, pero le dije que soy profundamente catalán, pero que de gilipollas no tengo nada. Eso pasó a mediados de octubre, después de echar a los dos empleados que trabajaban en el grupo con Cama y que habían participado en la trama. El día que fui a verlos estaba Toni Freixa (ex directivo del club) esperando a la puerta de su casa. La gente que ocupa cargos importantes se cree capaz de todo. Y con el fútbol encuentra pretextos para poder hacerlo todo. Ya lo hizo Núñez, que es un chorizo, y que tiene el nombre del Museo del club. Parece evidente que al fútbol puede llegar a ser un presidente un tipo miserable con labia”.

Guardiola sale salpicado

Y sigue Roures: “En los correos habían temas personales y profesionales. Bonus era competencia nuestra directa. Pincharon los correos con muchas empresas con las que tenemos negocios o temas pendientes. Se tocaron mails con información sobre abonados de Golt, concursos de acreedores de clubes, horarios de partidos, etc... Se hicieron con correos que hablaban de Guardiola y temas de Laporta, uno con Evarist Murtra (mentor del ex entrenador y ex directivo del Barça en la época de Laporta). ” Y concluye: "El actual presidente del Barça estaba al tanto de todo. Lo que esperamos es que los que deban investigar analicen todo lo que hizo esta gentuza y qué responsabilidades deben tener las personas y las instituciones que se vieron involucradas. Todo esto no es una anécdota, es algo muy serio”.  

Deja tu Comentario