2015-07-06 23:07 FC Barcelona Por: Administrador

Destrozan a Messi en Argentina por no ser el del Barça



Fede Peris

Pero se ha puesto de moda el tiro al blanco. Y en su casa lo quieren matar. Afortunadamente, quedan también opiniones de peso que han sido silenciadas en España por los mismos que han dado cobertura a las críticas por aquello de desear que a Messi le vaya mal. Ya que Cristiano Ronaldo no gana nada con su selección, al menos que los éxitos de Messi se limiten al Barça. Y ya hay incluso quien sentencia -Josep Pedrerol, por ejemplo-, que Messi no llegará al nivel de Maradoina si no gana un Mundial. O lo que es lo mismo, condena al infierno de los mediocres a Alfredo Di Stéfano, Kubala, Johan Cruyff o el mismo Cristiano Ronaldo, por citar solo a cuatro "perdedores", que nunca ganaron un Mundial.



Y sí, le ponen a Maradona por delante. Al Maradona del doping, al Maradona que ganó bien poquito en los equipos en los que estuvo. Quizá ganó un Mundial -y en circunstancias extrañas-, pero no hizo grandes a sus equipos. Al menos su palmarés no le puede mirar a los ojos al de Leo Messi. Pero aún queda en Argentina gente con dos dedos de frente capaz de valorar lo que Messi hace por su país a cambio de reproches, críticas despiadas e incluso insultos. Seguramente son los mismos que estaban encantados con la imagen que de Argentina daba Maradona en el mundo. El ex futbolista Ariel "Burrito" Ortega, ex jugador del Valencia, por ejemplo, se niega a llamar "pecho frío" al crack barcelonista, y lo justifica así en su cuenta de Facebook:

 “Cómo le voy a decir  "pecho frio"  a un tipo que cuando tenía 11 años se inyectaba agujas solo para pelear contra una enfermedad. Cómo le voy a decir  "pecho frio"  a un tipo que con 11 años se fue a Europa con la responsabilidad de cargar con el futuro suyo y de su familia en sus espaldas. Cómo le voy a decir  "pecho frio" a un tipo que le dijo que no al país que le dio todo y eligió al que no le dio nada.  Cómo le voy a decir  "pecho frio" a un tipo que tranquilamente podría estar contando guita en una playa privada y sin embargo está intentando dejar en lo más alto a la Selección de su país. Cómo le voy a decir  "pecho frio"  a un tipo que lo comparan con un señor que dicen fue el mejor de la historia. Cómo le voy a decir  "pecho frio"  a Messi? "Pecho frio", pecho frio sos vos que tratas de pecho frio a Messi”.

Y no opina igual Leo Farinella, el director de Olé, un resabiado hooligan que arrasa con todo si su equipo no gana. Haría bien el tal Farinella de preguntarse por qué Leo Messi vivió su peor año como futbolista a las órdenes del mismo entrenador que ha dirigido a la selección argentina en la Copa América. Pero no, prefirió ir a lo fácil: tiro al blanco contra Leo Messi. Hasta que lo cansen y decida dejarles tirados, a ver si el problema de Argentina ahora va a ser él.



Así lo explica el director de Olé: "El equipo no dio la talla en otra final. Principalmente el capitán Messi, que deambuló por la cancha. Y ojo: esta vez no fue la poderosa Alemania sino Chile. "Es un karma, una tortura", dijo Mascherano. ¿Hasta cuándo?

Basta de excusas. Basta, por favor. Un poco de respeto para esa gente que se abrazó al televisor o llegó como pudo y gastó lo que no tiene para verlo entre miles de chilenos en el Nacional de Chile. Nada. Hay que pedir perdón, agachar la cabeza como Messi sabe hacerlo perfectamente, y darle para adelante. Apretar los dientes para la próxima vez ser un equipo más parecido a Mascherano. Está mal puesta la cinta de capitán. Terminemos con esto. El mejor jugador del mundo no nos representa en los momentos importantes. Su actuación de ayer fue, directamente, indignante. Hay veces que se puede jugar bien, otras no. Pero nunca puede uno caminar y caminar ausente mientras los compañeros se pelan el traste. Ser el mejor no sólo da derechos. También, obligaciones. Esta era la gran oportunidad para tener una revancha de lo que fue la final del Mundial en Brasil, ésa que también perdimos, pero contra la gigante Alemania.

Esta vez fue una dolorosa derrota por penales con Chile, pero no es eso lo más grave. Lo que más duele es la sensación que deja una Selección amarga. Amarga de amargura y también de la otra. Mascherano, Biglia, los defensores zafan. Pero nos faltó arriba. Bah, dejemos de dar vueltas. Nos faltó Messi. Y sin Messi y sin la idea, porque no hubo ninguna idea de juego en la final que tuviera algo que ver con lo que se intentó el resto de la Copa, Argentina fue muy parecido al equipo que Sabella intentó remendar para el combate en el Mundial. Defendimos fuerte, Chile buscó pero no inquietó. Entonces, no está ahí el lío. Está más adelante. La idea de Martino puede ser muy interesante pero éstos son los momentos en los que hay que sostenerla. Porque si en las difíciles vamos a aflojar, no son tan profundas nuestras convicciones. A las ideas, en todos los rubros, las ejecutan hombres. Y hay hombres que dan la talla en las finales, en los momentos importantes, y otros que no. Corta la bocha, diría Coco Basile.

Argentina no tuvo casi nunca el control del balón, no tuvo circulación, no manejó el partido. Nada de nada. Y el coraje lo mostró para bancar el cero en el aspecto defensivo. No tuvo la convicción de sentirse superior y querer ganar la final. Esta derrota duele diferente que la del Mundial. No es tan importante, por supuesto. Pero aquella vez la tristeza fue porque se escapó de las manos un gran éxito por falta de eficacia en las situaciones generadas. Esta vez nos pasó lo peor que le puede pasar a un equipo argentino. No tuvo carácter. No jugó la final con la autoridad que la juegan los que están convencidos de ganarla. Si tanto pesa el hecho de no haber ganado nada, por favor, den vuelta la página y miren con alegría la vida que tienen. Toda la presión, el respeto y el miedo que decíamos tenían los chilenos, que lo percibíamos en las calles, dentro de la cancha cambió de camiseta. A todos los que hicieron el aguante en Santiago, en Buenos Aires o en cualquier rincón del mundo que un futbolero se pone la camiseta de la Selección, hay que pedirles perdón. Como pide perdón al borde de las lágrimas Mascherano. Pero sirve el perdón del que dejó todo en la cancha.

 Una nueva decepción, una nueva angustia se apodera de la Selección. Otra vez pegamos en el palo y nos quedamos con las lágrimas, mientras otros enloquecen de felicidad. Es de una crueldad impensada este final, esta final. Karma, maldición, estigma, la palabra que quieras. Pero cuando tu mejor jugador, el mejor del mundo, mira para abajo y quiere que se lo trague la tierra, se esconde en ese subterráneo que lo lleva a algún lugar lejano, baja en una estación sin nombre y se queda parado mirando una y otra vez que el tren pasa y se va... El tren pasó otra vez en una final. Es hora de aceptar el problema y tomar decisiones fuertes. Felicitaciones, Chile. Otra vez será, Argentina. Ojalá."


Deja tu Comentario