2012-11-28 17:11 FC Barcelona Por: Administrador

Di María avergüenza al Madrid con su conducta



Lo denunció el futbolista Javi Lara, un madridista confeso, en el programa Punto Pelota. En un momento del partido que anoche disputaron en el Bernabéu el Real Madrid y el Alcoyano, el argentino Di María se dirigió al jugador visitante Julio de Dios y le llamó "fracasado", en un ejemplo de antideportividad y de falta de señorío y educación total. El tema no pasará a mayores. Por supuesto, ni su entrenador ni su club le van a pedir explicaciones por ensuciar el señorío histórico de la entidad de la que cobra con un comportamiento tan poco señorial. Por tanto, no habrá que esperar mucho para que el incidente se repita con el mismo jugador o con algún otro compañero.

No saben perder... ni ganar



La salida de tono de Di María ante el modesto futbolista del Alcoyano no es nueva. En el Real Madrid de Jose Mourinho, en donde los malos modos no son perseguidos, este tipo de actitudes empieza a ser normal. ¿Qué se puede esperar de unos jugadores que tienen como espejo y guía a un tipo que resuelve sus problemas metiéndole el dedo en el ojo a un contrario? Si el Real Madrid no sabe dar la mano en la derrota, como reza su himno, tampoco sabe estar a la altura en la victoria. Di María lo ha demostrado. Y lo suyo no es un hecho aislado.

Cristiano Ronaldo ya se las tuvo con el blaugrana Pedro en uno de sus primeros clásicos. Le preguntó: "¿Y tú quién eres?". Luego mantuvo un rifirafe con Pandiani en El Sadar: "¿Y tú cuánto cobras?" le preguntó el portugués al uruguayo, que le respondió: "No sé, pero gano los mismos títulos que tú últimamente".

Luego, para arreglarlo, Florentino Pérez tuvo que bajar personalmente al vestuario para intentar vender otra imagen del club que preside que nada tiene que ver con las groserías que muestra su entrenador ni con la falta de educación de alguna de sus estrellas. El presidente blanco bajó al vestuario para ofrecer a los "fracasados" del Alcoyano cuantas camisetas del Real Madrid precisaran. Bonito gesto que quedará en un segundo plano para los jugadores del Alcoyano, que se van a casa con la imagen de Di María en la retina.




Deja tu Comentario