2013-10-17 17:10 Real Madrid Por: Administrador

Di María derrocó el muro de Willy Caballero (2-0)



Los partidos postselecciones nunca son fáciles, los jugadores tras los viajes por todo el mundo no suelen estar al máximo, sin embargo, hoy el Madrid jugó fluido, rindiendo la mayoría a una nivel muy bueno, con casi cualquier otro rival el partido hubiese acabado con goleada pero delante estaba el Málaga, un Málaga complicado, muy defensivo como en las primeras jornadas cuando empató ante el Valencia o puso en problemas al Barcelona y sobre todo un Málaga con un Willy Caballero estratosférico con más de 10 paradas de mérito en su haber.

El Madrid con un 4-3-3 fluyó durante todo el partido con un Di María sensacional, un Khedira recuperado para la causa gracias a un ajuste táctico (Ancelotti lo liberó dejando a Illarramendi en el eje y el alemán pudo atacar todo lo que quiso) y con un Cristiano activo pero injustamente desacertado, se encontró con Willy Caballero en todos y cada uno de sus remates.



La primera mitad el monólogo fue exagerado, el Málaga lo intentaba tímidamente con juego interior pero el Madrid con Illarramendi, Ramos y Pepe tuvo suficiente para abaratar cualquier tipo de ataque. Tanto que Diego López no tocó balón, de hecho, no lo tocó en todo el partido ya que los pocos disparos del Málaga –que fueron en la segunda mitad- salieron por línea de fondo.

Tras el descanso el primer minuto decidió el partido. Centro al área de Di María que no alcanza a rematar Cristiano Ronaldo y que sorprende a Willy Caballero abriendo el marcador y proponiendo al Málaga otro partido totalmente distinto, sin embargo, Schuster no quiso entrar en el juego hasta los 10 últimos minutos y lo hizo sin convicción. Tras el gol el Madrid asentó su dominio y una y otra vez puso a prueba al meta del Málaga que las paró de todos los colores provocando la frustación de Cristiano que finalmente en el añadido tendría su redención al anotar un gol de penalti provocado por Gareth Bale.

Tarde plácida en el juego aunque complicada en la pegada. Tres puntos, un sistema que funciona  y unas sensaciones cada vez mejores dan un respiro al Madrid antes del clásico.



 

 
//

 


Deja tu Comentario