2015-06-25 08:06 FC Barcelona Por: Administrador

Diario de las elecciones 3



Joan Laporta prosigue con su cruzada de liberación en su empeño de cambiar el Barça de arriba abajo. Como si lo necesitara el club que es la admiración del mundo mundial.  No le gustan los tripletes que no son suyos. Aunque para él, cinco años después, el triplete de Bartomeu y Luis Enrique también en suyo: "Me siento partícipe del triplete que se acaba de ganar porque nosotros sentamos las bases de este proyecto deportivo”. Si fuera más generoso hasta le alcanzaría a Núñez y Gaspart este triplete: ellos pusieron en marcha la actual Masía que él desprecio, y colocaron a los Messi, Iniesta, Xavi y compañía en la parrilla de salida.

La mentira UNICEF



Tiene Joan Laporta poco a qué agarrarse y repite machaconamente lo de que "nosotros estamos limpios y ellos son los corruptos. Nosotros somos UNICEF y ellos Qatar". Pura propaganda. Qué bueno soy yo y que malos son los demás. En eso consiste su programa. Y dice: "El contrato de Qatar parece el secreto de la Coca Cola. Tendremos varias opciones y no solo una. Esta historia de Qatar no se la cree nadie, queremos potenciar el modelo de La MasiaLa decisión de poner a Unicef en la camiseta fue mía. Luego, claro, tiene muchos padres". Para secretos de Coca Cola, el contrato fantasma que firmó él con los chinos y que diez años después sigue siendo secreto y sometido a una cláusula de confidencialidad. Pero Laporta no tiene memoria. Tampoco se acuerda de que La Masía estuvo enquistada en su época. No le hizo ni puñetero caso. Y su presencia en la presidencia del Barça significó un paréntesis entre el impulso de Núñez y Gaspart por el proyecto y la voluntad de culminar la obra de Sandro Rosell.  Laporta, en esa época, bastante tenía con fichar a Keirrison y Henrique, viajar por el mundo en jet privado, conocer a jefes de estado o hundir al Barça B en la Tercera División entre comidas y cenas a 200 euros el cubierto. No podía estar pendiente de La Masía porque tenía que poner en marcha el círculo vicioso de la autocomplacencia, la antítesis de la cultura del esfuerzo que acabó con Ronaldinho.

La mentira Pogba

Y resulta cómico que Abidal tenga que decidir los fichajes de Laporta. No fue capaz de entender que con 34 años no tenía sitio en el Barça y ahora se le supone que va a decidir la dirección deportiva del club. Se ve venir que necesitará mucho a Johan Cruyff para que le ilumine con sus controvertidos puntos de vista. Un momento dado y esas cosas tan profundas.  Y como le fue tan bien el engaño masivo con David Beckham en 2003, Laporta ha decidido que su gran mentira en 2015 será Paul Pogba. Siempre va bien engañar a los incautos con fichajes imposibles. Lo fue el de Beckham, que ya había firmado por Florentino. Y lo será el de Pogba, que es de Bartomeu. Y un dato peligroso: "tengo muy buena relación con Jorge Mendes". Dios los cría y ellos se juntan. ¡Qué peligro!



Todos contra Qatar

En el tema Qatar están todos de acuerdo. Nadie quiere a Qatar en la camiseta. Sólo Bartomeu, que les ha sacado a los árabes un aumento del cien por cien. Están dispuestos a dejar de pagar 30 millones para abonar 60 kilos por temporada. Eso genera rechazo, pero nadie explica qué patrocinador traerá que iguale como mínimo estas cantidades que luego permiten fichar a Pogba o pagar el contrato de Messi o Neymar. Benedito dice: "Por mí ese contrato ya lo pueden romper, no me vale”. Esperamos ansiosos que durante la campaña electoral desvele la identidad de la marca que él aportará y que pagará más de los 60 millones que llegan al Barça vía Qatar. Dice que propondrá al socio tres sponsors para que elija. Esperemos que no sean "Pensión Lolita", "Charcutería Manolo" y "Mercería Juanita".

Pero Benedito no es el único. Junto a él, de la misma opinión, Jordi Majó, que también aspiró a la presidencia en 2003. Este es su mensaje: “Estamos en contra de Qatar en la camiseta y propondremos tres sponsors al socio para que elija el que quiera; ese será el camino que queremos todos seguir”. El tema Qatar genera tanto rechazo que hasta Toni Freixa, hasta hace quince días en el bando de los defensores del contrato, se desmarca y ya dice que "es una etapa finiquitada". Pero para el patrocinio siempre quedará Jordi Farré: "Catalunya debería ser el sponsor del Barça". Claro que sí. En lugar de los árabes, que paguen los catalanes. Y todo quedará en casa.

Majó se pone trágico
"Si gana Laporta o Bartomeu seguirá la guerra". Así lo ve Jordi Majó. Y recuerda que la familia que ganó en 2003, la familia Laporta, Rosell, Bartomeu, fue un desastre. "Desde los primeros días la cosa no funcionó. Aquella familia que montaron Laporta, Rosell y Bartomeu, entre otros, nunca se avino. Aquella familia se rompió, se odió, se ha demandado, querellado y todos hablan mal unos de otros, y todo a costa del Barça. Tenemos dos ex presidentes imputados (Rosell y Bartomeu), aunque Laporta debe repasar lo suyo, con espías contra socios del Barça. Todo esto es una guerra. Espero no tener que recordar demasiadas veces esto, porque mi intención es construir. Aunque esta guerra no acabará si gana uno de estos dos".
 
El polémico 18 de julio
 
Y explica por qué hay que votar a Jordi Majó: "Bartomeu podría ganar y después entrar en prisión. Lo único que le digo a Bartomeu es que sea responsable, que piense que podría ser un presidente que puede ir a la cárcel. Y él tiene que tener cierta responsabilidad. Podría ir".  Por tanto, lo mejor que podría hacer Bartomeu es no incordiar a Majó y retirarse. Y se apunta también a la reminiscencia franquista del 18 de julio. "Han convocado las elecciones en un sábado 18 de julio. Primero, buscan una baja participación. Y, después, qué dolor de estómago esta fecha, por todo lo que representa. Mira que hay días al año, y tener que ir a parar al 18 de julio. A los que somos desgraciadamente hijos del franquismo, porque lo hemos sufrido, aun nos hace más daño. Bartomeu es una contradicción absoluta, porque unas elecciones en sábado es fomentar la baja participación. La gente de fuera que tengan comercios no podrá ir a votar". Seguramente Majó habría preferido elecciones antes de la final de la Champions League o en agosto, para no coincidir con el 18 de julio.
 
Las "Majósolutions"

Majó tiene soluciones para todo. Reitrar la Acción de Responsabilidad Civil para quien disfrutó del Barça como si fuera su cortijo partcular. Y ve muy sencillo solucionar lo de Neymar: "En el caso de Neymar, ¿qué es lo que hay que hacer? ¿Hay que pactar? ¡Pues se pactará! Lo que quiere la Fiscalía es reconocimiento de culpa, pues ya me presentaré yo como culpable". Qué bonito resulta hablar de lo que no se conoce. Y qué bien queda asumir como propia la culpa de otros. Esta es la Disneylandia de la que habla Luis Enrique. Alicia en el país de las maravillas. Pero, desgraciadamente, el Barça es otra cosa. Y las envidias por sus fichajes y sus tripletes no se solucionan admitiendo que el presidente del Barça se ha equivocado y ha obrado mal. Porque Neymar seguirá en el Barça y el equipo del triplete aspirará al sextete. Y eso es de verdad lo que duele a 500 kilómetros. Majó debería saberlo.

Feminista sin mujeres

Dice Majó que apostará por el fútbol femenino, pero no ha encontrado mujeres para acompañarle en su candidatura. Una paradoja importante. Y una andanada a Laporta y sus mentiras: "Hemos hablado con jugadores, pero para fichar bien tienes que estar en el club. Espero que esta vez ningún candidato tenga la tentación (refiriréndose a Laporta) de hacer ver que tenemos ligado a David Beckham y al final lo que fichamos es al portero turco Rüstü Recber. Si nos intentan engañar otra vez, nos tendrán enfrente. Estamos preparados para recordar que no se pueden cometer fraude con la ilusión del socio". El problema de Majó, que va a pecho descubierto, es que a estas alturas presume de que en 2003 tenía firmado a Kezman. ¿Y quién es Kezman? ¿Contra quién empató?

Majó sabe de qué habla, Laporta ya ha hecho suyo a Pogba, aunque sea de Bartomeu: "A Pogba le hace mucha ilusión fichar por el Barça", ha dicho. Lo tiene apalabrado Bartomeu y lo pagarán los socios del Barça, pero al final resultará que el francés vendrá al Barça porque Laporta le convenció. Claro, dice el propio Laporta: "Todos creen que encajará en el Barça" ¿Todos? ¿Quiénes son todos? ¿Johan Cruyff? ¿Eric Abidal? El que seguro que no ha opinado es Alexanko, el mismo que envió al Barça B a Tercera División, que va de hombre fuerte en el fútbol de su candidatura.

Y Bartomeu le toca la cresta a Laporta
"Las fiestas en el palco y no en el campo". Bartomeu las mata callando. Sabe de qué habla. De los festivales que se montaba Joan Laporta en el palco del Camp Nou invitando a señoritas notables de la farándula madrileña que aportaban más frikismo que glamour a los partidos desde el palco. Bartomeu está tranquilo. Juega a la defensiva. No necesita atacar. Él ha ganado el triplete. Son los otros los que tienen que demostrar que lo ha hecho mal. Y mientras tanto, a la defensiva y tranquilo. No necesita arañar votos. Sólo precisa conservarlos. Que no estamos tan mal, hombre.
Freixa, un cómplice de Bartomeu en la oposición
 
Si alguien lo tiene difícil para conseguir la confianza de los socios ese es Toni Freixa. Un hombre de Rosell y un cero a la izquierda en la junta de Bartomeu que presume de los éxitos de Bartomeu y se desmarca como si lo que ha hecho la última junta nada tuviera que ver con él. Difícil de justificar su decisión. Continuismo desde la oposición. Demasiado difícil para entenderlo.Y envía a un tal Deulofeu a crisiticar la gestión de Bartomeu, de la que él es complice: "Somos el mejor club del mundo, tenemos los mejores jugadores y somos líderes en las redes sociales, pero no somos los primeros en el ámbito de los ingresos. El Bayern de Múnich genera en una sola temporada 109 millones de euros más que el Barçaen ingresos comerciales”.

Lo dicho. El Barça, el Barça de Freixa no fue lo suficientemente bueno: “El Barça estuvo muy mal económicamente, al borde del colapso. Ahora pasamos por una recuperación, pero parece que es insuficiente. Lo podemos hacer mejor. Queremos poner el foco en la excelencia de La Masía, que permitirá la independencia económica del Club”, prosiguió Deulofeu que remarcó: “En tres años pasamos de 17 a 12 fichas de la cantera. Preferimos invertir en La Masía que en traspasos”. Y uno se pregunta: si se podía hacer mejor, ¿por qué no lo hizo Freixa cuando estuvo en el poder y pudo hacerlo?

 

Ver Más:

Diario de las Elecciones - Capítulo 1

Diario de las Elecciones - Capítulo 2

 

 


Deja tu Comentario