2016-07-29 16:07 FC Barcelona Por: Administrador

El diario Sport se gira en contra del Barça



Pedro Riaño El FC Barcelona tiene un serio problema con la comunicación. Mientras en la capital de España todos los medios, incluso los más revoltosos como el diario As, muestran su disponibilidad y predisposición total para remar en la dirección que marca Florentino Pérez, también conocido como "el ser superior", siguiendo un guión común para todos (a favor del Real Madrid y en contra del FC Barcelona), en Barcelona Josep Maria Bartomeu tiene a los medios descontrolados. Tanto, que hasta el diario Sport, que presume de ser más barcelonista que nadie, se atreve a atizarle alinéandose con la línea pura y dura de la Caverna que controla Florentino Pérez. En Barcelona las cosas son muy diferentes, hasta el punto de que el diario Sport, del Grupo Zeta, ha colocado como director a Ernest Folch, un laportista, cruyffista y guardiolista radical, los tres ejes con los que se mueve el antirosellismo que ahora sufre Bartomeu como heredero universal. Con este panorama es normal que el Barça, que debe apoyarse en Mundo Deportivo, más predispuesto a echar una mano, entienda que tiene enemigos hasta en su propia casa. El tratamiento que de la noticia del precio final de Neymar ha hecho Lluís Mascaró, director adjunto de Sport, colega y colaborador de Josep Pedrerol y palmero oficial de Joan Laporta, confirma la radicalización del diario Sport en contra del Barça actual, que no es el suyo. Al menos el que querría que fuera. El título "Que no nos tomen por tontos" del artículo de opinión de Mascaró es suficientemente revelador. Y el contenido de su reflexión no deja lugar a la duda: "Hay mentiras (o medias verdades) que ni yo puedo creerme. Como que Neymar costó 19,3 millones de euros. La vicepresidenta económica del Barça, Susana Monje, hizo ayer una nueva y sorprendente interpretación del precio del crack brasileño tras el pacto del club blaugrana con Hacienda. Y resulta que, según sus ‘cuentas’, Neymar fue más barato que Umtiti. Por favor. Que no nos tomen por tontos... Todos sabemos que el fichaje de Neymar fue una operación de más de cien millones de euros. No sé si fueron 110 o 190, como dicen algunos medios de comunicación de Madrid, pero lo que está claro es que el futbolista costó mucho más que esos 19,3 millones que dice ahora Monje, una mujer que hasta ahora se había significado por su prudencia. Estas nuevas cifras resultan absolutamente ridículas. E indefendibles desde el punto de vista periodístico. Por muchas cabriolas financieras que se lleven a cabo". Y sigue: "El expresidente Sandro Rosell (y, por delegación, el actual presidente, Josep Maria Bartomeu) cometió muchos errores (por no decir irregularidades) en la operación. De hecho, el propio Barça ha reconocido ante la justicia que había hecho cosas mal. Sin embargo, el barcelonismo ha ‘perdonado’ la desastrosa gestión financiera ante el evidente éxito futbolístico de Neymar. Perdonado, que no olvidado. Por eso sorprende que ahora nos quieran vender otra ‘moto’ con el nuevo precio del brasileño. La verdad es que la cifra que anunció ayer la vicepresidenta Monje resulta ridícula. Ofensiva para la inteligencia. Por muchas interpretaciones que se hagan del pacto con Hacienda". El artículo es tan "bueno" que hasta ha servido para que en su otra casa, La Sexta del ideólogo García Ferreras, se lo hayan apropiado para vender aquello de que "hasta en Barcelona lo critican". No ha hecho falta que Jugones montara una de sus celebradas manipulaciones informativas. Les ha bastado con relatar lo que se escribe en Barcelona y situar a los medios catalanes en la línea del inefable Eduardo Inda, que ha llegado a situar el montante final de la operación de Neymar por encima de los 200 millones. Contra el Barça todo vale. Es tan sencillo como que el Barça se mantiene en la misma versión desde el primer día: 57, 1 millones de euros. La Justicia decidió que los 40 millones adelantados no formaban parte de la operación y lo que la vicepresidenta Susana Monje ha hecho ha sido aceptar prudentemente el fallo judicial y, de acuerdo a la redacción de la sentencia, convertir en salario esos 40 millones, por lo que el precio final queda en 17,1 millones más el añadido pactado por la presencia de Neymar entre los finalistas del Balón de Oro. Se trata de una postura perfectamente defendible porque nace del acatamiento de una sentencia judicial. A partir de ahí las interpretaciones son libres. La Caverna, a lo suyo, a inflar las cifras, y los medios de Barcelona a lo suyo también. Unos receptivos a la versión de la directiva y otros más dispuestos a hacer frente común con la Caverna, la misma que jamás se ha atrevido a cuestionar los números oficiales de fichajes como los de Cristiano Ronaldo, Bale o James, que en algunos casos han sido maquillados como ha podido demostrarse posteriormente. Pero ya se sabe que estando Florentino Pérez por medio nadie se atreve a dar un paso al frente. El poder del presidente blanco es tan grande que hasta el diario catalán más culé se pone de su lado. Es lo que hay.

Deja tu Comentario