2013-12-03 07:12 FC Barcelona Por: Administrador

¿Dónde está el delantero centro que pide Martino?



Pedro Riaño

Al Tata Martino le dejaron sin Thiago Alcántara, el recambio natural de Xavi y de Iniesta. Alguien le engatusó para alejarlo del Barça. Y no puede esperar que Sergi Roberto, un excelente centrocampista que ofrece unas virtudes distintas a las de los dos campeones del mundo, pueda hacer de Xavi e Iniesta cuando estos están mal, porque su fútbol es muy diferente.



El técnico argentino sacó del campo a Xavi e Iniesta para intentar salvar el partido de San Mamés. Fue un cambio especial. Un cambio que indica muy a las claras que los dos jugadores sustituidos han dejado de ser fundamentales en este equipo. Cuando más se necesitaba de su talento, Martino optó por sacarlos del campo buscando una reacción que ellos no eran capaces de proporcionar.

Sin Thiago Alcántara, el relevo de ambos futbolistas en el actual Barcelona se antoja imposible. Pero más preocupante es todavía que haya que recurrir a Piqué como delantero centro para buscar el gol. Este verano se escapó Fernando Llorente gratis. También Negredo. Y el Barça sigue sin tener alternativas al juego de siempre cuando éste se atasca. Un club con 500 millones de presupuesto no puede llegar a diciembre lamentando que en su plantilla no existe un delantero centro nato. Resulta patético que deba jugar en esa posición un defensa cuya especialidad no es precisamente la de marcar goles.

A Martino no le han traído al delantero centro que pidió. Y para colmo de desgracias, el 9 más talentoso de los equipos inferiores, el paraguayo Toni Sanabria, está a punto de firmar por la Roma en contra de la voluntad del técnico argentino. La secretaría técnica no ha hecho los deberes y la trayectoria del equipo lo empieza a acusar.



El tiki taka que Martino ha heredado da muestras de agotamiento. No se puede jugar siempre de la misma manera. Los contrarios han aprendido a desactivar a este Barça y hace falta plantear un recurso táctico diferente que descoloque a los contrarios. Xavi e Iniesta no son los mismos de hace cuatro años. Siguen siendo excelentes futbolistas, pero la suerte del equipo no puede depender de sus pases y triangulaciones. Hace falta algo más. Algo que confirme que este equipo es algo más que Messi.


Deja tu Comentario