2015-03-22 23:03 Real Madrid Por: Administrador

Dos errores condenan a un Real Madrid superior al Barça (2-1)



El partido empezaba con un Real Madrid que ha decidido cambiar su habitual 4-3-3 por un 4-4-2 en los primeros minutos de juego. Ancelotti ha pasado a Isco a la izquierda y a Bale de volante derecho. A pesar de que las primeras ocasiones llegaron de la mano del FC Barcelona, no parecía que los de Luis Enrique consiguieran meter el miedo en el cuerpo a la armada blanca.

De hecho, la primera ocasión clara la ha tenido Cristiano Ronaldo. En el minuto 14 y tras una gran jugada de Marcelo por la banda izquierda, un pase del brasileño a Karim Benzema ha acabado con un centro del francés para Ronaldo que ha rematado al travesaño.



Avisaba el Madrid e Isco y Modric se hacían con el medio campo. El Barça, muy estático, no estaba cómodo ya que los merengues estaban cerrando todos los huecos posibles.

El único peligro por parte de los locales venía de las botas de Andrés Iniesta, único en poder zafarse del sistema defensivo blanco.

En la línea más adelantada del conjunto blanco Benzema ha trabajado mucho tanto en posesión como en defensa, bajando a presionar entre líneas y cortocircuiteando al Barça.



Sin embargo el primero en golpear sería el Barça. En el minuto 18 y tras una falta que ha botado Leo Messi desde cerca del vértice del área merengue, en el corazón del área el francés Jeremy Mathieu ha rematado al fondo de las mallas. Sergio Ramos fallaba en el marcaje, en el que sería el único fallo blanco de toda la primera parte.

Jarro de agua fría para los madridistas que, a pesar de ello, no le perdieron la cara al partido. Modric se hacía dueño y señor del partido y controlaba el tempo en el centro del campo a su antojo. De sus botas ha nacido el empate de los blancos.

Era el minuto 31 y, después de que Neymar fallara lo infallable ante Iker Casillas, un contragolpe letal acabaría con el esférico alojado en la meta de Claudio Bravo. Luka Modric llevaba el peligro a la frontal del área blaugrana, abría a Karim Benzema que se movía hacia el lado derecho para vaciar el centro y dejar, con un sutil tacón, una pelota perfecta para que Cristiano Ronaldo metiese el empeine e hiciese el empate, callando al Camp Nou. El astro portugués demostraba así su valía y volvía a ver puerta en un Clásico. Karim, determinante, dejaba un grandísimo detalle de su calidad en la asistencia.

Siguió dominando el Real Madrid y estuvo a punto de adelantarse en el minuto 39, pero Mateu Lahoz no lo quiso así. La BBC volvía a sintonizarse y Benzema efectuaba un gran centro para Cristiano Ronaldo que, en fuera de juego según el colegiado, ha peinado y dejado un balón perfecto a Gareth Bale que introducía la pelota en la portería con el interior de la bota.

Tras eso, el Madrid siguió dominando y controlando un partido que a cada minuto que pasaba más parecía caer a su lado de la balanza.

Sin ninguna permuta, los dos equipos volvieron al terreno de juego y fue otra vez el Real Madrid el que llevó el peligro. Carvajal se colaba por la banda derecha en el minuto 48 y, tras dafarse de dos defensores culés, centraba al corazón del área donde esperaba un Benzema que fusilaba a un Claudio Bravo muy rápido para hacerse con la pelota.

Pero cuando peor estaba el Barça un centro desde el centro del campo de Dani Alves acababa con Luis Suárez anotando el segundo. Error de Pepe que dejaba en posición legal al uruguayo que marcaba al palo largo de Iker Casillas.

Los blancos comenzaban a desesperarse y el Barça lo aprovechaba para salir rápidamente al contragolpe. Primero Messi y luego Neymar ponían en aprietos a la defensa blanca en el ecuador del segundo tiempo.

Sergio Ramos debía abandonar el campo en el minuto 73 debido a problemas físicos. Varane ocuparía su lugar en el centro de la zaga. Los blaugranas también variarían su dibujo y Luis enrique daría entrada a Xavi y Sergi Busquets para tener más control en el centro del campo.

El Madrid lo seguía intentando pero ahora el Barça estaba muy bien plantado en defensa. La posesión ya era exclusivamente del Madrid y Modric era su caudillo. El croata lo intentaba de todas las maneras pero sus compañeros comenzaban a notar el cansancio.

Como Marcelo, que ya no podía subir tanto la banda como en el primer tiempo, perdiendo así los de Ancelotti una opción más en ataque. Dos córners seguidos en los últimos cinco minutos de partido han llevado el peligro a las gradas del Camp Nou, pero los blancos no han podido ver puerta en ninguno de los dos.

Cuando el árbitro ha pitado el final del partido, los jugadores blancos abandonaron el terreno de juego con la sensación de que habían merecido mucho más. El Dios del fútbol esta vez no le ha sonreído a un Real Madrid muy superior pero que ahora deberá remar en los próximos partidos para recortar la diferencia en la clasificación, que es de cuatro puntos. El gol average particular, eso sí, lo tienen ganado tras el 3-1 de la ida. 


Deja tu Comentario