2012-09-25 18:09 FC Barcelona Por: Administrador

Dos huelgas amenazan al Barça-Madrid del 7 de octubre



Los sindicatos de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) anuncian nuevos paros en el metro y autobuses de la ciudad condal para el 7 de octubre, fecha en la que se producirá una concentración masiva de 100.000 personas en el Camp Nou.

El origen de esta medida de presión se encuentra en el recorte de 1.400 euros anuales que sufrirán los trabajadores del Transporte barcelonés sobre una nómina anual de 22.000 euros. La última protesta masiva por este tema se produjo el pasado 17 de septiembre y también durante algunos actos de las fiestas de La Mercè.



Los aficionados deberán acudir antes al Camp Nou para evitar posibles problemas y luego han de saber que no podrán echar mano del transporte público si finalmente se confirman los paros para el 7 de octubre. El partido se jugará a las 20.00 horas. Por tanto finalizará, si no hay imnprevistos, sobre las diez menos cuarto.

Pero no acaban ahí los problemas para los aficionados que se desplacen al Camp Nou para ver el clásico. Para ese día está anunciada también una huelga de los trabajadores discontinuos del club, que han adoptado la decisión de programar un paro para ese día por 85 votos a favor, 2 en contra y 10 abstenciones. El origen del conflicto en este caso hay que buscarlo en  el cambio de las condiciones de trabajo  y en el despido masivo reciente de trabajadores fijos discontinuos que viene a sumarse a las 30 jubilaciones que se han producido hace poco.

En el mes de septiembre fueron despedidas 20 personas por motivos disciplinarios. el objetivo que pretende el club es externalizar el servicio que hasta ahora prestan los empleados fijos discontinuos. Mientras tanto, el Comité de Empresa busca la mediación de la Generalitat para que se reconozcan descansos, aumentos de salario y la permanencia en el puesto de trabajo. Rosell y el director general, Antoni Rossich, se encuentran en Nueva York atendiendo a nobles objetivos mientras tienen en casa una auténtica bomba de relojería que convendría desactivar antes del 7 de octubre.



 




Deja tu Comentario