2012-03-18 09:03 Real Madrid Por: Administrador

Dos mujeres son la única preocupación de Cristiano



La vida privada del delantero del Real Madrid vive acuciada por los rumores y chismorreos. De hecho, hace no mucho tiempo saltaba a la palestra la posibilidad de que Irina le hubiera sido infiel a Cristiano durante su estancia en EE.UU. Se quedó sólo en eso, porque no han aparecido pruebas de ningún tipo para corroborar esas afirmaciones.

Lo que sí está fuera del ámbito de la rumorología es que Irina y Dolores, novia y madre de Cristiano Ronaldo, respectivamente, mantienen una relación tensa. El mejor ejemplo pudo verse en el último partido de Liga que jugaron los blancos en el Santiago Bernabéu. Fue en el partido ante el Espanyol, y en el que las dos mujeres más importantes para Cristiano Ronaldo apenas se miraron a la cara a pesar de compartir el mismo palco privado que tiene el delantero blanco en el estadio madridista.



Irina se desplazó directamente hasta la capital de España para presenciar el partido del Real Madrid ante el equipo catalán. Cuando coincidió con Dolores, su suegra, apenas hubo saludo entre ellas. De hecho, la separación entre ambas en dicho palco fue de exactamente siete butacas. No se miraron durante el partido y, lo que es más que evidente para afirmar que la relación entre ambas no es nada buena, durante el descanso ninguna de las dos hizo la intención de acercarse a la otra para entablar algún tipo de conversación.

Diversas informaciones habían asegurado que la modelo le había puesto como condición a su chico que durante sus viajes y estancias a Madrid, Dolores no estuviera con ellos viviendo bajo el mismo techo. Una exigencia que podría haber tenido sus frutos, ya que parece ser que Cristiano Ronaldo le ha comprado un apartamento a su madre para que ésta viva allí junto a la que es su pareja.

El que de momento no está teniendo ningún problema con las dos ‘mujeres’ de su padre es el hijo de Cristiano. El pequeño juega tanto con Irina como con Dolores. El niño fue el único punto de unión de la novia y la madre de CR7 en ese tenso palco del Bernabéu el día del partido ante el Espanyol. El chiquillo sí que recorrió las siete butacas que separaban a una y a otra. Eso sí, no consiguió que el feeling entre ambas empiece a saltar. Será cuestión de tiempo…




Deja tu Comentario