2016-06-23 11:06 Fichajes Por: Administrador

Dybala llama al Barça para saber cómo está lo suyo



Fede Peris El FC Barcelona vive una época de incertidumbre derivada de la situación de Neymar, que sigue en Brasil sin dar señales de vida acerca de la oferta de renovación que tiene sobre la mesa esperando su firma. Raúl Sanllehí y André Cury, los dos enviados especiales del club para desencallar la situación, no han logrado sacar el agua clara y un agente colateral espera novedades. Se trata de Paulo Dybala, que sigue con nerviosismo el desenlace del caso Neymar consciente de que si el brasileño del FC Barcelona hace las maletas y se va del Camp Nou, él puede ser el elegido para sustituirle. Fuentes cercanas a la directiva del FC Barcelona han confirmado a MB que una persona próxima Dybala ha llamado al club para interesarse sobre el tema. El jugador argentino ha sido informado en su momento de que si Neymar abandonaba el Barça, él contaba con muchos números para ocupar su lugar.

La Juventus, dispuesta a vender

La Juventus pagó por Dybala hace ahora un año 30 millones al Palermo y ahora estaría dispuesto a venderlo por 80 millones, una cantidad que entra dentro de las previsiones del Barça una vez percibidos los 190 millones de la cláusula de rescisión de Neymar si finalmente algún club se aviene a abonarla. Para la Juve Dybala sería un negocio redondo. Lo habría disfrutado un año y en ese periodo habría obtenido una plusvalía de 50 millones de euros. Por otra parte, si el Barça contrata a Dybala, la Juve podría cerrar la puerta a la salida de Pogba, que, tras la marcha de Morata, sería el tercer jugador clave de la plantilla que abandonaría el club. La Juve intenta impedir la desbandada y cerraría el grifo con Dybala, un jugador que cuenta con la bendición de Leo Messi para incorporarse al FC Barcelona. Dybala ya rechazó el pasado año al Barcelona cuando jugaba en el Palermo y prefirió fichar por la Juventus porque lo que el club azulgrana le ofrecía era ser el suplente de su tridente mágico. Si Neymar saltaran las condiciones serían otras y ahora sí aceptaría encantado vestirse la camiseta azulgrana.

Deja tu Comentario