2012-07-02 10:07 FC Barcelona Por: Administrador

El "aburrido" juego del Barça deslumbra al mundo (4-0)



 

Dijo un día Menotti: "España debe de elegir lo que quiere ser: toro o torero". España siempre fue toro. Furia y cojones. Siempre embistiendo, siempre perdiendo. El día en que La Roja se vistió de luces y decidió ser torera, la suerte cambió. Desde que España se dedica a torear en lugar de ser toreada, encadena los títulos uno detrás de otro. Eurocopa-Mundial-Eurocopa. Lo nunca visto. Además, es algo muy natural. Es la consecuencia lógica que genera un estilo de juego que entusiasma al mundo.



En España ese fútbol lo practiica el Barça. Toque, control, primer toque, posesión de balón. Miientras tú tienes la pelota, el contrario no te puede crear ocasiones. Mientras tú tienes el balón obligas al rival a desgastarse persiguiéndolo. Mientras tú tienes el balón tienes más posibilidades de marcar tú que el contrario. De cualquier forma, es muy fácil hablar de controlar el balón. Otra cosa es llevarlo a la práctica. Hace falta disponer de jugadores que sepan hacerlo. Porque todos lo intentan y sólo España lo consigue. Y lo consigue porque ahí están los del Barça. Del Bosque es más consciente que nadie del tesoro que le ha caído del cielo con la generación blaugrana. Él sabe mejor que nadie que con esos jugadores no se puede jugar de otra manera. Hace tiempo que ha llegado a la conclusión de que este equipo es invencible, que esto es irrepetible y que jamás veremos a España jugar tan bien y ganar tantos títulos. Por eso, porque Del Bosque cree en los jugadores del Barça, prefiere prescindir del 9 clásico para dar entrada a Cesc y permitir así la circulación de balón más fluida en el centro del campo.

Del Bosque ha apostado con firmeza y autoridad por lo mejor que tiene el fútbol español. Y lo mejor está en el Barça. Del Bosque -un producto genuinamente merengue- se ha decantado por el fútbol y la filosofía de juego del Barça. Y le ha vuelto a salir bien. Estos jugadores no sirven para jugar al patadón y fiarlo todo a la pegada. Porque no son toros. Son toreros. No necesitan furia porque les sobra clase y profesionalidad.

¿Quién pedía referencias en la delantera?



Durante la Eurocopa España ha ido de menos a más. Las dudas del comienzo fueron aprovechadas por algunos para lanzarle  la caballería encima a Del Bosque por no jugar con un delantero centro nato. Le pedían referencias. Como las ratas, esos mismos callan ahora. Son los mismos a los que no les gusta el toque del Barça y dicen que se aburren. Los mismos que babean cuando ven a Xavi, Cesc e Iniesta triangulando al primer toque mientras el público les corea con olés.

Este fútbol no tiene precio. Le ha dado a España su segunda Eurocopa consecutiva después del Mundial. Este fútbol es el mismo que le ha proporcionado al Barça la admiración del mundo. Sin patadas, sin tanganas, sin insultos. Ellos saben jugar, en el Barça y en la selección. Lo hacen mejor que nadie. Aquí les ha faltado Messi, pero han contado con la colaboración de un gran Casillas, de un gran Ramos, un sensacional Silva y un correcto Xabi Alonso. Mención especial merece Jordi Alba. ¡Pedazo de futbolista!. Tiene toda la pinta de convertirse en el fichaje más rentable de la historia del Barça. 14 millones. 26 menos que Coentrao. Y es español. Y es catalán.

¡Cómo aburre España! ¡Siempre ganan los mismos!

La final ha sido un pim pam pum. El primer tanto, un canto al fútbol trenzado por Iniesta, Cesc y Silva. El segundo, un pedazo de gol de Alba. El tercero, una gran finalización de Torres aprovechando una asistencia primorosa de Xavi. Y el cuarto, Mata remata a puerta un espléndido servicio del propio Torres.

España ha dominado de principio a fin. Cierto que ha contado con la ayuda de la lesión de Thiago Motta, que ha dejado a su rival en inferioridad numérica durante casi toda la segunda parte. También es cierto que, como nos temíamos, el árbitro protugués -qué mala espina dan los árbitros portugueses- se comió dos penaltis en el área italiana: una mano y un empujón a Ramos. Afortunadamente, ni así pudo Proenza apartar a España de su camino triunfal.

Mención especial merece el partidazo de Xavi, que no había acabado de encontrarse redondo en toda la Eurocopa. ¡Partido de maestro! Como Cesc Fàbregas.  Y al final, con Pedrito. Y faltaban Puyol y Villa. Ganó España, ganó el Barça. ¡Qué aburrido, sí! Eso de ganar siempre es aburridísimo para algunos. Sobre todo si se trata del Barça, pero cuando el Barça juega de rojo, señores, ya sabemos que entonces babean todos. Sólo entonces.

¡Felicidades, campeones!


Deja tu Comentario