2013-03-30 20:03 FC Barcelona Por: Administrador

El "amigo" de Mourinho la lía en Balaidos (2-2)



Resulta que el FC Barcelona es el equipo que más goles logra en Europa, es el equipo que más pisa el área y, curiosamente, es uno de los equipos a los que le pitan menos penaltis a favor. El famoso villarato es el mismo que lleva a la clase arbitral a entender que cuando un jugador del Barça cae dentro del área se ha tirado, a diferencia de lo que sucede con otros equipos que pisan menos el área, marcan menos goles y reciben la ayuda arbitral en forma de penaltis casi sin proponérselo.

Por lo visto hay dos reglamentos. Uno que no ve los penaltis que se le hacen al Barça, el mismo que cuando Tito Vilanova protesta una jugada se gana la expulsión. Otro para ver penaltis a favor del Real Madrid donde no los hay, para no ver los penaltis que comete el Madrid en el área y para mirar hacia otro lado cuando Mourinho sale del banquillo para insultar a los árbitros y a los rivales. Afortunadamente, el Barça tiene el título en el bolsillo, porque viendo los atentados al reglamento con premeditación y alevosía de Mateu Lahoz y alguno de sus colegas, incluso podría escaparse esta Liga.



Leo Messi fue derribado dentro del área por Demidov de forma clara en el minuto 30 de partido. Lo vio todo el mundo menos Mateu Lahoz, que necesita gafas para ver lo que sucede en el área contraria al Barcelona y en cambio tiene una vista de lince para ver mano en un balón que Alexis Sánchez para con el pecho. Y no contento con su error, encima le saca tarjeta amarilla al chileno. ¿Y quién le saca tarjeta roja a este tipo que demuestra partido tras partido que no sirve para arbitrar partidos? ¿Quién le proteje además de Mourinho?¿Nadie se da cuenta de sus errores garrafales? ¿A qué dedican su tiempo libre Sánchez Arminio y Díaz Vega?

Mateu Lahoz es malo, muy malo. Por eso le gusta a Mourinho. Es tan malo que en caso de duda lo tiene claro: pitar contra el Barça si está delante, pitar a favor del Real Madrid si está delante.

El partido, al margen del protagonismo de este juez que no tiene nivel ni para pitar en regional, ha sido de puro trámite. Messi se ha salido con la suya y le ha pasado la mano por la cara a los que lloran, rabian y rebuznan quejándose de que le regalan los Balones de Oro. A ver quién es el guapo (rico y bueno) que se atreve a marcar goles en toda una vuelta liguera. Esas cosas están reservadas para el Balón de Oro. Es así como se gana el Balón de Oro, marcando goles, logrando gestas imposibles para el resto de los humanos. Llorando y echando mano del marketing y del llanto de los palmeros que se llaman periodistas no se gana nada. Ya debería entenderlo Cristiano Ronaldo. Si quiere compararse a Messi, ya sabe lo que tiene que hacer: menos llorar y marcar más goles. Por ejemplo en todos los partidos que juega, superar los 50 goles en Liga y marcar durante 2013 más de 91 tantos. Cuando consiga todo eso igual nos planteamos si está a la altura del futbolista más grande que ha visto el ojo humano.



Y es que Messi es bastante más que un goleador. Suyo fue el pase magistral que dejó a Tello solo delante de Varas para marcar el primer tanto blaugrana. Suyo fue también el inicio de la jugada del segundo gol que acabó marcando él mismo. Pase en profundidad a Tello y remate final. ¡Y estaban peleados! ¡Qué barbaridad1 Messi ha conseguido en Vigo su gol número 43 en Liga, ha cerrado el círculo de una vuelta entera marcando a todos sus rivales y también se ha puesto en cabeza de la tabla de asistentes. Mete goles y los da. Eso es un futbolista completo, un genio de verdad.

 Por lo demás, poca historia tuvo el partido. La constatación de que muchos de los que no juegan habitualmente no juegan porque no lo merecen. La confirmación de que Tello tiene categoría de titular indiscutible en este equipo. La preocupación por el nivel de Cesc y Alexis, que no dan la talla para este Barça. Los nervios de Bartra, que salió al campo como un flan y demasiado presionado. El buen hacer de Piqué, que asumió responsabilidades ofensivas ante la inoperancia de Song y Thiago y la necesidad que tiene el Barcelona del trío mágico Busquets-Xavi-Iniesta secuestrado por la selección. Parece como si el Barça, que es el que paga, tuviera que renunciar a ellos para el uso y disfrute de la selección.

Se adelantó el Celta en el minuto 37 por medio de Insa en un error defensivo de toda la zaga blaugrana. Empató Tello cinco minutos más tarde. Messi adelantó al Barcelona en el minuto 72 y a dos minutos del final, Oubiña cabeceó el empate aprovechando un despiste de Alves. No es un partido para sacar conclusiones. Era un trámite, como lo serán los nueve partidos que restan de campeonato liguero, a la espera del trascendente partido del martes ante el París Saint Germain. Lo más preocupante es que los suplentes no se han rebelado y demostrado con hechos que merecen su oportunidad. El árbitro puso mucho de su parte, pero a este Celta, que hasta hoy había marcado 27 goles (Messi llevaba 42), no le puede hacer dos goles al Barça. Este asunto, ahora que está Tito de vuelta, tiene que resolverse de una vez por todas.

 

(seguiremos informando)


Deja tu Comentario