2011-05-15 23:05 FC Barcelona Por: Administrador

El único transistor en el Camp Nou fue el de Lotina





Y es que el de Lotina fue el único transistor en el estadio catalán. La dictadura del equipo de Pep Guardiola en la competición liguera, en la que se ha proclamado campeón con comodidad durante las últimas tres temporadas, ha convertido esos aparatos en una especie en extinción en el graderío barcelonista.

El gesto compungido de Lotina desde el palco, pendiente al mismo tiempo del juego de sus hombres y de lo que transcurría en los encuentros de sus rivales directos en la lucha por la salvación, era una estampa que no se recordaba desde aquellos increíbles alirones del equipo de Cruyff.

Pep Guardiola, jugador de aquel equipo, seguro recuerda aquellas dos ligas arrebatadas al Real Madrid gracias al Tenerife, o el penalti marrado por el deportivista Djukic, que entregó en bandeja el título a los catalanes. Por aquel entonces, los transistores eran un elemento imprescindible en la grada y en el banquillo culé, atento a esos vaivenes azarosos del fútbol.

Hoy los Messi, Iniesta y Xavi han marginado cualquier casualidad, y con él, los pinganillos y los carruseles radiofónicos. La grada azulgrana ha celebrado hoy su alirón en un partido plácido, sin tensiones, con oportunidades para los no habituales y los jugadores del filial. Hoy ya no hay goles salvadores desde las Islas Canarias o carambolas del destino desde Galicia.

En el otro lado del tablero, Lotina, quien ha seguido el partido desde el palco del Camp Nou, se retorcía en su asiento, con evidentes gestos de sufrimiento, mientras seguía el resto de partidos gracias al transistor de un colaborador que tenía al lado.

El empate a cero que en ese momento transcurría en Barcelona colocaba a los gallegos un punto por encima del último de los puestos de descenso, que ahora ocupa el Zaragoza, en una clasificación en la que entre el noveno -el Málaga- y el decimonoveno -Zaragoza- solo existen cuatro puntos de distancia.

El Deportivo dio por bueno ese punto que le salva, por los pelos, del abismo. Al menos hasta la próxima y última jornada de Liga, cuando los transistores invadan la grada de la mayoría de estadios de Primera. A excepción del Camp Nou, donde hoy se ha bajado la persiana hasta la próxima temporada. EFE



Deja tu Comentario