2011-05-03 23:05 Real Madrid Por: Administrador

El árbitro impide que el Madrid esté en Wembley (1-1)



Felicidades al FC Barcelona, que vaya eso por delante. El barça supo usar mejor sus cartas y logró que el Madrid no pudiese remontar la eliminatoria, eso sí, con regalo arbitral incluido.

Consciente de que necesitaba marcar como el comer, Mourinho se olvidó del trivote para volver al 4-2-3-1 habitual de esta temporada. Si tocaba morir, qué mejor forma de hacerlo que siendo fiel a tus principios. El Madrid saltó hoy al Camp Nou sin complejos, buscando el balón y recordando al equipo que hace dos semanas logró la Copa del Rey. Además, Mourinho sorprendió incluyendo en el once a Kaká e Higuaín, dos de los héroes del partido ante el Valencia.

A los pocos minutos de encuentro el fútbol se convirtió en el protagonista dejando en el olvido polémicas, demandas, declaraciones y demás historias. Con una presión desde muy arriba, líneas muy juntos y un gran desgaste físico, el Madrid jugó de tú a tú a los azulgranas, pero el esfuerzo físico fue un castigo demasiado alto para los jugadores blancos. A la media hora, el Barça había logrado poco a poco imponer su juego, pero Casillas demostró una vez más porqué es el mejor portero del mundo salvando al equipo con cuatro paradones durante la primera parte. Pese a que el Madrid se fue tocado psicológicamente al descanso, Di María estuvo a punto de lograr un gol en los minutos finales del primer periodo, pero Valdés se adelantó al balón tras un gran centro de Cristiano Ronaldo.

Si hay un equipo que sabe anteponerse a todo, ese es el Madrid. Así lo demostró en los primeros minutos de la primera parte, donde ahogó al Barça en su portería hasta que De Bleeckere decidió enfundarse la camiseta azulgrana para ayudar a Guardiola. Corría el minuto 46 de partido cuando Cristiano Ronaldo arrancó por potencia y tras irse de Piqué asistió a Gonzalo Higuaín que batió a Víctor Valdés. Sin embargo, el colegiado del encuentro anuló el gol por una falta inexistente del astro portugués. Repasemos la secuencia: Ronaldo logró irse de Piqué, pero el central catalán empujó a Cristiano y éste se fue al suelo llevándose con el a Mascherano. ¿Resultado final? Gol anulado al Madrid por falta de Cristiano Ronaldo. Da igual que el portugués hubiese recibido un empujón de Piqué, eso no lo vio De Bleeckere, sólo tuvo en cuenta la caída de Mascherano.

El desconcierto blanco tras la anulación del gol fue aprovechado por Pedro para adelantar a los azulgranas. En apenas unos minutos se pasó del 0-1 al 1-0. Son esos detalles los que quitan mérito a los resultados del Barça, siempre con ayudas arbitrales de por medio. Pese a que el Platinato había dejado claro que no quería al Madrid en la final, los jugadores blancos no bajaron los brazos y buscaron el gol. El esfuerzo dio sus frutos y Xabi Alonso demostró su eficacia al robar un balón y en el mismo movimiento asistir a Di María. El argentino, tras enviar la pelota al palo, recogió el rechace para pasar a Marcelo que remató a placer desde el área chica. Pese al esfuerzo blanco no hubo tiempo para lograr la remontada. Sin embargo, el madridismo puede ir con la cara bien alta al ver como su equipo ha caído con orgullo, señorío y sin que nadie pueda decir que ha recibido ayudas arbitrales.




Deja tu Comentario