2016-02-08 09:02 Real Madrid Por: Administrador

El árbitro que le buscó la ruina al Madrid



El Real Madrid sufrió de lo lindo para sacar los tres puntos ante el Granada. Los de Zinedine Zidane tuvieron que esperar hasta el minuto 84 para certificar su victoria, cuando Modric soltó un latigazo desde 20 metros que acabó con la resistencia de los andaluces. Una resistencia que llegó a raíz del empate local, poco después del inicio de la segunda parte y en una acción donde la actuación del árbitro resultó providencial. El colegiado Gil Manzano hizo un placaje a Modric, supuestamente involuntario, que desencadenó una jugada culminada por el gol de El-Arabi. Una jugada que, de no ser por la genialidad del croata, hubiera acabado injustamente con las aspiraciones de los blancos. Lo ha dicho Paco Buyo en el 'Chiringuito': "El partido se complicó con el placaje del árbitro a Modric. Se tiene que poner donde no estorbe, porque iba en dirección contraria al jugador y al balón justo por delante". Una opinión con la que coincidió el colaborador Nacho Peña: "No pasa nada por decir que estaba mal colocado, se puede defender a los árbitros, pero no en todo. Si estuviese bien colocado en cada partido chocarían jugadores con el árbitro y no pasa casi nunca", afirmó.

Tres puntos de oro

Lo cierto es que de no ser por la triste intervención del árbitro, gran parte del choque no se hubiera desarrollado como sucedió. El Real Madrid hizo méritos para jugar con un marcador favorable y fue testigo de como Gil Manzano perjudicó gravemente sus intereses. Los jugadores merengues tuvieron que tirar de orgullo e insistencia para romper un empate que no merecían. Al final, la justicia se alió con el fútbol y el trabajo de los de Zinedine Zidane, y el golazo de Modric devolvió la realidad al marcador. Tres puntos de oro que son vitales para mantenerse en la lucha por el título.

Deja tu Comentario