2011-04-27 23:04 Real Madrid Por: Administrador

El árbitro y Messi deciden el partido de ida (0-2)



Felicitaciones al Barça por la victoria en el Bernabéu, vaya eso por delante. El FC Barcelona venció esta noche ante el Real Madrid por 0-2 en el partido de ida de las semifinales de la Champions League dejando la eliminatoria cuesta arriba para el conjunto blanco.

Lejos de lo que pueda reflejar el marcador, la igualdad fue la tónica dominante durante gran parte del partido hasta que Wolfgang Stark  decidió convertirse en el protagonista del partido cuando expulsó incomprensiblemente a Pepe cuando más cerca parecía el gol para el Real Madrid. No contento con ello, el colegiado alemán también expulsó a José Mourinho….

La primera parte del encuentro se desarrollo sin pena ni gloria. Con ambos equipos caminando sobre el terreno de juego, el Barça fue el dueño de la posesión, ese fútbol que tanto gusta a la afición azulgrana de tocar y tocar, normalmente sin sobrepasar el centro del campo. Y es que Mourinho, que no sabía que el árbitro marcaría el partido, afrontaba el encuentro consciente de que no se trataba de un encuentro sino de una eliminatoria pese a que Cristiano Ronaldo le molestara que el Madrid no presionará de la misma forma que lo hizo en la final de Copa. El Madrid se sentía cómodo y bien asentado en el terreno de juego ante un Bará que apenas tuvo dos lanzamientos con peligro sobre la portería de Casillas. Sólo los incidentes que se produjeron en el terreno de juego – una supuesta agresión de Arbeloa a Pedro que nadie vio pero que si que se protestó  el banquillo azulgrana – dieron algo de emoción al encuentro.  En el minuto 44 Ronaldo a punto estuvo de marcar con un gran disparo desde fuera del área que despejó con apuros. Cabe añadir la vergonzosa actuación de Pinto o Milito en el túnel de vestuarios agrediendo a Chendo….

Tras el descanso, el Madrid salió al campo con más mordiente, llegando con facilidad a la portería de Valdés. Y fue en ese momento cuando Wolfgang Stark se convirtió con en el jugador número doce del Barça. En el minuto 60, el colegiado alemán expulsó a Pepe con roja directa por una plancha sobre Alves. ¿Falta? Sí. ¿Amarilla? También. ¿ Roja directa? Nunca. Haría bien Stark en leerse el reglamento y ver como el portugués lo único que hizo fue llegar un poco tardé al balón. Pero para exagerar la jugada ahí estaba Alves para lanzarse al suelo y hacer sus características croquetas en el césped. Tal y como pasó ante el Arsenal con la expulsión de Van Persie, el Platinato facilitaba las cosas para los intereses azulgranas.

Ante la justicia arbitral Mourinho no dudó en mostrar su indignación y también acabó expulsado. No se entiende muy bien por qué el portugués se quejó. Debería saber que siempre, pase lo que pase, sus equipos acaban con 10 ante el Barça. Ante las criticas que se han hecho desde Barcelona hacia Pepe y a sus supuesta agresividad, cabe añadir que el jugador luso no protagonizó ninguna entrada que pueda ser criticada por dura.

Con dos expulsados, el Madrid se quedó muy tocado, algo que aprovechó Messi para adelantar a los azulgranas en el minuto 76.  De ahí hasta el final, el Madrid no supo como intentar remontar el partido. Pese a saber que cuenta con un banquillo de garantías no hubo ningún cambio cuando el Madrid necesitaba un revulsivo, algo que se puede considerar un grave error por parte de Mourinho. Los jugadores importantes no aparecieron y en el minuto 80 Messi fue nuevamente el encargado de batir a Casillas con un gol impresionante, todo cabe decirlo.

Ahora, el Madrid tiene una semana para coger fuerzas ya que se encuentra ante un gran reto: ganar al Camp Nou por tres goles. Hace ahora ocho años, el Madrid de Zidane, Raúl, Figo o Hierro lo consiguió. Es hora de que el equipo demuestre de lo que es capaz.


Deja tu Comentario