2011-05-13 16:05 Real Madrid Por: Administrador

El Barça apoya el racismo



¿Qué se hace cuando un jugador muestra una actitud racista o xenófoba? Se le sanciona, así de simple. La cordura hace que el fútbol sea un deporte donde deba primar el juego limpio y la honestidad. Pues bien, algo tan simple parece que no es entendible para el intelecto culé.

La UEFA decidió ayer abrir un expediente disciplinario contra Sergio Busquets por llamar ‘mono’ a Marcelo durante el encuentro de ida de las semifinales de la Champions League. El centrocampista catalán, no tuvo suficiente fingiendo una agresión inexistente que además mostró su lado más racista insultando al lateral brasileño. ¿Qué haría un club normal? Pues pedir perdón por la actitud de su jugador. El Madrid ya lo hizo cuando a Pepe se le fue la pinza ante Casquero, pero el Barça es incapaz de hacer lo mismo demostrando que la autocrítica no existe en el Camp Nou.



Y es que el Barça no ha perdido el tiempo en culpar al Madrid de la sanción a Busquets. Es verdad, Mourinho fue tan malo que le abrió la boca a Busquets para obligarle que de su boca saliese la palabra ‘mono’. ¡El de Badía es un santo! Desde el barcelonismo se entiende y se celebra que Mourinho vaya a ser sancionado por criticar una actuación arbitral, pero no entiende cómo se puede castigar a un jugador por conducta racismo. ¿En que mundo vive el aficionado culé?

Además no condenar el racismo y echar la culpa a Madrid, el barcelonismo es tan cínico que intenta hacer creer que Sergio Busquets dijo “mucho morro” en lugar de” mono”. De todos es sabido que uno se debe tapar la boca para decir mucho morro para evitar cualquier sanción.... El falso fair play azulgrana se muestra en evidencia más que nunca.




Deja tu Comentario