2011-11-25 14:11 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça caminará solo en el Bernabéu



A las siete de esta tarde se cierra en el FC Barcelona el plazo de solicitud de entradas para el gran clásico del 10 de diciembre en el Bernabéu. En las primeras doce horas ya se produjo una avalancha de solicitudes que se aproximó a la cifra de 3.000 y para el cierre, esta tarde, se espera que las peticiones lleguen en cantidad superior a 5.000, lo que quiere decir que más de 4.000 barcelonistas que soñaban con vibrar en directo con un nuevo éxito de su equipo en el Bernabéu, se quedarán con las ganas y deberán esperar a una mejor ocasión.

El Real Madrid no ha estado a la altura de las circunstancias cediendo al club blaugrana sólo 701 entradas de pago. Pero la directiva barcelonista no ha sido más justa con la administración de esas localidades: 477 para los socios, 119 para las penyes y 105 para sus compromisos. Es decir que, aproximadamente, el socio que lo desee tendrá acceso directo al sorteo de dos tercios de las localidades. El otro tercio se lo reparten las peñas y los amigos de los miembros de la actual directiva. Lo de los compromisos es una práctica que Sandro Rosell prometió erradicar hace apenas año y medio cuando pedía el voto a los socios en campaña electoral. "El club es de los socios", decía y "yo será un socio presidente". A la hora de la verdad, como se pudo comprobar con las finales de Valencia y Wembley, el club será de los socios, pero la directiva hace y deshace a su antojo pasando por encima de la voluntad de los dueños del club y de sus propias promesas.



Rosell ha caído en el mismo error que Laporta, el mismo que en la época de Núñez decía que "la directiva no tiene más compromiso que el socio. El cien por cien de las entradas deben ser para los socios". Luego Rosell dijo lo mismo en referencia a la gestión de Laporta. El poder cambia a las personas. Cambió a Laporta y ha cambiado a Rosell. Mientras tanto, al socio del Barça no se le permite disfrutar de los mejores años de su club gracias a Guardiola y sus jugadores. Le obligan a ponerse a la cola y esperar su turno una vez sean atendidos los compromisos de los directivos.


Deja tu Comentario