2011-04-17 22:04 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça hace feliz al madridismo



Es tanta la diferencia que separa al Barça del Real Madrid que los blancos sólo pueden aspirar a jugar ante los blaugrana encerrándose en su campo, intentando recibir los menos goles posibles y tratar de sorprender en un contragolpe buscando que el árbitro pique en cualquier engaño del experto Marcelo, el tratrero más espabilado del fútbol español.

Fútbol poco. Por eso, el Barça no pasó por ningún agobio en el Bernabéu, fue allí a no perder y no perdió. Pero eso, que en otros tiempos sería para el Real Madrid un fracaso, fue acogido en la capital como un triunfo heróico. Viendo la felicidad que embargaba a la afición del Real Madrid al término del partido, no queda más remedio que concluir que para el madridismo un empate en casa ante el Barça es un gran resultado. Así hay que entender la noticia eufórica de Marca: "el Barça no se convierte en el equipo que gana tres veces seguidas en el Bernabéu".



Pues habrá que felicitar entonces al madridismo por semejante proeza. Sus héroes (y el árbitro) impidieron al Barça encadenar su tercera victoria en el Bernabéu. Eso hay que celebrarlo. Sí señor. Mientras tanto, el Barça ya brinda por la Liga. Esos ocho puntos de ventaja que separan al Barça del Madrid indican que, aunque no ha podido encadenar su tercera victria en el Bernabéu, sí disfruta de la ventaja de que su enemigo de toda la vida está más flojo que nunca. Las tácticas miedosas de Mourinho han convertido al Madrid en un equipo pequeño. Por eso el Barça está donde está y el Madrid ya no sale ni en el retrovisor. Y todo gracias a Mourinho. Acabaron los tiempos de sufrimiento en el Barça. Sin Juande Ramos y Pellegrini, dejar al Madrid en evidencia es mucho más fácil.


Deja tu Comentario