2011-09-14 11:09 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça vuelve a jugar contra 12



Y es que el definitivo 2-2 que metió Thiago Silva en el minuto 92 del partido llegó a la salida de un córner botado por Clarence Seedorf y señalado injustamente por el árbitro inglés Martin Atkinson, que, reglamento en mano, no debió ni llegar a producirse.

El centrocampista 'rossonero' Antonio Nocerino presionó a Eric Abidal hasta la línea de fondo pero acabó derribándole claramente sin que su falta fuera penalizada. Como consecuencia del empujón, el francés tocó la pelota el último por lo que el decretó el saque de esquina. El capitán azulgrana Carles Puyol lo vio clarísimo desde el área y, consciente del peligro que podía traer dicho córner, protestó la decisión de Atkinson y también al colegiado que la UEFA coloca en el área y que estaba a un metro de la jugada y que no vio absolutamente nada. Las quejas le valieron una tarjeta amarilla que le puede costar caro ya que a la tercera habría un partido de suspensión. De nada sirvió.



La mano de Mourinho y sus acusaciones van dando su efecto y los colegiados se lo piensan cuando deben pitar algo a favor del Barça. Es lo mismo que ocurrió en San Sebastián, cuando el colegiado enseño una amarilla en un penalti a Messi en el último minuto por simular una falta, mientras que en el Bernabéu sí que se señala un penalti a Cristiano, cuando era fuera del área y el luso merecía ver la segunda amarilla e irse a la caseta.


Deja tu Comentario