2012-06-23 09:06 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça acaba con el ciclo perdedor de La Roja de Raúl



En Madrid andan últimamente enfrascados en la tarea de autoconvencerse de que el ciclo del Barça se ha acabado y de que ganando un título sobre cuatro posibles el Madrid ya es mejor que el Barcelona, algo harto discutible porque los blancos han perdido en la última temporada sus tres duelos a doble partido, cara a cara, ante el FC Barcelona.

Lo que no admite discusión, aunque a eso la Caverna más rancia no le dedica su atención, es que la aportación masiva del Barça a la selección con Luis Aragonés y Vicente Del Bosque ha revertido la dinámica de un equipo que mientras fue dominado por Raúl y el clan madridista condujo al fútbol español por la senda de los fracasos. Fue una década de dominio de los Raúl, Hierro y compañía, tipos que generaron mal ambiente en el vestuario y que echaron a perder a una generación de futbolistas que merecían más de lo conseguido. Pero la presencia de Raúl sólo daba para eso, para encadenar un fracaso detrás de otro mientras en el vestuario dominaban las caras largas, el mal ambiente y el mal rollo entre sus inquilinos.



Y aún así, hasta pocos días antes de que diera la lista para la Eurocopa, Del Bosque recibía presiones mediáticas para que convocara a Raúl, un ex futbolista que a día de hoy apura sus últimos años de fútbol en equipos de serie B o C. Lo cierto es que la desaparición de Raúl y el ascenso en masa de representantes del FC Barcelona copando la selección española ha coincidido con el fin de la España triste, perdedora y crispada para dar paso a la España alegre, ganadora y admirada en el mundo entero por su juego.

Se acabó un ciclo que duró muchos, demasiados años, el de la "furia española". España siempre ha tenido talento futbolístico, pero históricamente lo ha desaparovechado encomendándose a esa furia que sólo ha conseguido poner en un segundo plano el gran fútbol que muchos futbolistas no han aportado a la selección porque no se trataba de jugar bien, sino de echar mano de la furia. La furia y su ciclo ya es historia. Como dijo Menotti: "España tiene que decidir qué quiere ser, toro o torero". Y ha decidido ya. Tantos años ejerciendo de toro y envistiendo la muleta con la ilusión de "cazar" al contrario, han dejado paso ahora al arte del toreo desde el otro bando. Ahora se trata de marear al rival, de hacerle correr sin balón, de desgastarle escondiéndole la pelota para sorprenderle con estocadas mortales. España juega ahora a otra cosa. A fútbol. Porque aquí sí que se ha producido un cambio de ciclo. Y con argumentos: una Eurocopa y un Mundial.


Deja tu Comentario