2012-08-20 10:08 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça avisa al Madrid con una manita (5-1)



El Camp Nou acabó haciendo la ola. No era para menos. 90 minutos de juego han sido suficientes para poner dos puntos de por medio entre el Barça y el Madrid. Los blancos mostraron sus miserias ante el Valencia, incluso con Casillas experimentando en carne propia la violencia de Pepe, mientras en el Camp Nou parecía como si el tiempo no hubiera pasado. Igual que con Guardiola. Juego exquisito al primer toque, gusto por el fútbol elaborado, jugadas ensayadas, presión constante… El entrenador es diferente, el fútbol es el mismo y el ciclo no cambia. La Liga del Madrid va camino de convertirse en una moda pasajera ante la confirmación de que el ciclo blaugrana continúa en pie.

Y eso que Tito Vilanova no quiso quemar todas las naves y dejó en el banquillo a Piqué, Iniesta y Alexis. Pero es igual, este Barça no vive de las individualidades sino del juego colectivo, aunque, eso sí, tiene al mejor futbolista de la historia del fútbol y justo es que se aproveche. Messi anotó sus dos primeros golitos en esta Liga. Quizá dedicados al que sueña con ser Balón de Oro, aunque el argentino no es como el galán de la gomina y no se dedica a hacer pública una soberbia que no tiene. Leo anotó dos goles. Antes había marcado Puyol y después Pedro  y Villa.



Especialmente emotivo fue el gol de este último, que fue recibido con gran alborozo por una afición que ansiaba verle de nuevo en la delantera junto a Messi. La recuperación de Villa puede ser un factor decisivo para desnivelar el equilibrio de fuerzas que reinó el pasado año entre el Real Madrid y el Barcelona. Al Barça le faltaron los goles del asturiano y al final lo acusó. Las cosas empiezan esta temporada de otra manera.

La Real Sociedad no fue rival en ningún momento. Fue un pelele en manos de un Barça grande que presionó para recuperar el balón y que apretó el acelerador cuando convino para sentenciar un partido que pudo haber visto más goles, pero dio la sensación de que los hombres de Tito acabaron pensando más en el Real Madrid que en abrir aún más la herida de la Real Sociedad. Interesante la decisión de Vilanova de alinear de salida de Tello, que estuvo muy activo, especialmente en la primera mitad. Messi jugó con la misma libertad que tenía cuando era Guardiola el míster, y la entrada de Jordi Alba puede considerarse como muy exitosa. El ex jugador ché parecía haber formado parte de este equipo toda la vida y hasta se permitió alguna filigrana combinando con Messi. Todo muy esperanzador.

La manita para empezar el curso es un serio aviso para el Madrid, para The Special One y para el chico que siempre aspira. Los títulos y los galardones se conquistan en el campo. El bla, bla, bla no garantiza ningún éxito. Unos pensaban esta noche en el Balón de Oro que se concede en enero. Otros sólo estaban pendientes de ganar a la Real Sociedad y agradar a su afición.




Deja tu Comentario