2012-08-30 11:08 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça cede el 'chupito' de la Supercopa al Madrid (2-1)



Player Video...
//

 

Para el encuentro en feudo madridista, Tito Vilanova no ha podido contar finalmente con el gran capitán Carles Puyol ni tampoco con Dani Alves, que se ha lesionado en el calentamiento. De esta manera, el técnico blaugrana, que planeaba alinear el mismo once que en el partido de ida, ha optado por Jordi Alba y ha dejado a un ausente Cesc Fábregas en el banquillo.



José Mourinho, por su parte, ha apostado por un once más ofensivo, presentando muchos cambios en su esquema inicial para intentar sorprender a los culés. Los argentinos Di María y Gonzalo Higuaín entraban en el eje atacante, mientras que Marcelo sustituía al sancionado 'smoking' Coentrao. El preparador luso mostraba sus cartas para redimirse de la derrota.

Tras el pitido inicial, pronto empezó el rondo blaugrana ante la ineficaz presión blanca. Y es que los merengues, toreados, salían en los primeros instantes con el objetivo de morder. Pese a todo, fue Higuaín el que gozó de la primera ocasión clara del encuentro, pero un soberbio Valdés se rehizo de su error en el Camp Nou con un paradón.

Despistes blaugranas
No obstante, nada pudo hacer el guardameta catalán para evitar el tanto del argentino en su siguiente mano a mano. Un fallo en el despeje del centenario Mascherano facilitó la alegría merengue a los diez minutos de juego. Garrafal fue también la decisión de Piqué en su intento de ir al cruce ante Cristiano Ronaldo. En un balón fácil para el central, el atacante luso se marchó ante las dudas del zaguero y definió con fortuna ante el arquero culé.



El dos a cero que reflejaba el marcador noqueaba y dejaba tocado al Barça en la cancha. Pero pudo ser peor si un Higuaín fallón no hubiera perdonado otro uno contra uno ante un rival que, sorprendentemente, no respondía en el césped. Los blaugranas, muy espesos y blandos en defensa, consumaron su nefasto partido con la expulsión de Adriano por cortar una acción de CR7. Para olvidar.

Leo, como siempre
Con el paso de los minutos, y con un conjunto barcelonista diezmado, el partido se estabilizó y los culés avanzaron filas para meterse en la lucha por el título. Y lo lograron gracias al de siempre: Leo Messi. Al filo del descanso, el argentino ejecutaba a la perfección un libre directo y silenciaba el Santiago Bernabéu con un sensacional gol de falta. En un primer acto horroroso, Messi metía a los suyos en la Supercopa ante un Madrid atónito que ya temía lo peor.

El Madrid se achica
La incertidumbre reinaba en el inicio del segundo tiempo con un Real Madrid más replegado. Jugaba con miedo esperando en posiciones defensivas ante un Barça que tocaba sin encontrar profundidad. Fue precisamente Pedro, con un magistral desmarque, el que probó suerte ante Casillas, pero el meto de Móstoles atajó la doble intentona del tinerfeño.

Los de Mourinho se achicaban, mientras que un Barça en inferioridad numérica dominaba a su antojo. Fue entonces cuando el conjunto de Tito Vilanova corrió más riesgos defensivos y los locales lo aprovecharon. Khedira, disfrazado inesperadamente de crack, se topaba con el muro Valdés.

Acto seguido, a falta de un cuarto de hora de juego, Jordi Alba se plantaba solo ante Casillas, pero el lateral culé perdonó la igualada y el título con un mal control. El intercambio de golpes lo completó Higuaín con un lanzamiento al poste.

Al final, el encuentro acabó como acostumbra. Con un Madrid pegando con el objetivo de perder tiempo. Lo sorprendente, no obstante, fue el triunfo blanco. Esto no ha hecho más que empezar. El chupito se queda en Madrid. Los trofeos importantes llegarán a Can Barça.


Deja tu Comentario