2014-11-01 22:11 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça celebra su Día de Difuntos enterrando el liderato (0-1)



Joan Tubau

Un gol de Larrivey en el minuto 55 de partido ha echado por tierra el liderato del FC Barcelona. Es cierto que el equipo blaugrana ha enviado cuatro disparos al poste. Mala suerte, sí. Pero el Barça hoy no ha jugado con piel de líder. Incluso ha sido dominado por el Celta en varias fases del partido.



Y eso que hoy se producía el esperado estreno de Luis Suárez en un partido oficial en el Camp Nou. Lo que tenía que haber servido para fortalecer al Barça, sólo ha aportado desconcierto. Ni Messi ni Neymar se han mostrado cómodos al lado de Luis Suárez. Y no será porque el delantero uruguayo pecara de egoista. Es más, ha desperdiciado claras ocasiones para marcar por su obsesión por buscar y encontrar a Messi.

Lo cierto es que el Barça con Suárez no ha sido mejor que sin Suárez. No es culpa suya. Se le ha visto falto de ritmo, pero ha mostrado detalles muy interesantes, ha peleado y ha intentado enlazar jugadas con Messi y Neymar. No ha sido él el que ha fallado. El error ha estado en un sistema que no parecía preparado para él. 

Muy pronto se ha visto a Suárez escorado a la derecha, con Neymar a la izquierda y Messi entrando por el centro. Suárez ha salido a comerse el mundo. De los tres de arriba era el único que bajaba a defender los córners. De poco ha servido reservar a los dos megacraks rebajándoles del trabajo sucio, porque hoy su talento e inspiración estaban de duelo. Y su duelo ha llevado de funeral a todo el equipo.



 El primer poste ha llegado en el minuto 11 a disparo de Neymar. Era un aviso sin continuidad, aunque luego llegaran tres maderas más. El Celta, muy bien ordenado en todas sus líneas, se ha cerrado bien atrás, ha incordiado mucho en el centro del campo y ha asustado en ataque. En varias fases del partido incluso ha sido mejor que el Barcelona en su especialidad: el control del balón.  Y le ha dado a Bravo diversos sustos antes de asestarle el golpe definitivo en el minuto 54.

También es cierto que el Celta ha contado con la colaboración especial de la Diosa Fortuna, que ha tocado con su manto al portero Sergio, que se lo ha parado todo a Messi, a Neymar y a Suárez. Y donde no ha llegado él han llegado los postes, cuatro. Messi ha sido el que más lo ha intentado, pero no tenía su día. como no lo tuvo en el Bernabéu, como no lo tuvo en el Mundial y como no lo tuvo a lo largo de la temporada pasada que acabó en blanco para el Barcelona. Debemos empezar a acostumbrarnos a otra versión de Messi. Una versión más humana. Tanta perfección no era normal. El Messi de ahora es de este mundo y de él se pueden esperar maravillas humanas. Las divinas quedarán en el recuerdo. Lo peor que se puede decir de Messi es que hoy lo ha intentado todo, pero no le ha salido nada. 

Y Neymar no ha sabido convertirse en la alternativa para resolver un partido que debería ser cosa de cracks arremangados, Si el equipo y su sistema táctico no pueden, esto lo arreglo yo. Eso es lo que sucedía en la época de Guardiola con Messi. Así se resolvieron muchos partidos encallados y sin soluciones de pizarra. Salía Messi y lo resolvía. Pero Messi ya no sale a resolver, ni Neymar. De Suárez hay que esperar a que se saque de encima el complejo Messi que hoy le ha obligado a entregarle todos los balones renunciando a su instinto natural de disparar a puerta. Si Messi no está fino -tampoco hoy ha podido batir el récord de Zarra- deberá ser él el novato, el que saque las castañas del fuego.

El Barça pudo marcar muchos goles esta noche. Pero el Celta también. A Rafinha le falta peso para dirigir a este equipo y los cambios desesperados de última hora (Xavi por Busquets y Pedro por Rafinha) de bien poco han servido. Triste que Xavi tenga que ser la solución de un equipo para el que, al parecer, ya no sirve. Y tampoco Xavi lo ha arreglado. Es tan sencillo como que un equipo que decide depender de un jugador necesita que ese jugador esté bien. Y como no es el caso y Messi no está bien, todo el equipo se viene abajo. Y si el mejor no está bien, Luis Enrique deberá hacer los deberes con presteza para encontrar alternativas que puedan prescindir del mejor. 

Voló el liderato del Camp Nou en festividades de luto y duelo. Vamos  a dejarlo en que el Barcelona ha enterrado el liderato y tres puntos, nada más. Vamos a dejarlo en que ha sido un accidente, el partido tonto de cada temporada. De momento, al Barça se le cuelan el Madrid, el Atlético y el Sevilla. Demasiado palo para un solo día.


Deja tu Comentario