2015-12-28 16:12 Real Madrid Por: Administrador

El Barça comunica que carece de señorío



Quienes vivieron la escena de cerca sienten vergüenza ajena por el comportamiento de un miembro del departamento de Comunicación del FC Barcelona, probablemente el más poblado, mejor reco dicho departamento de Comunicación del FC Barcelona asignado a temas menores tomó la determinación de impedir que los chavales del equipo Sub 12 del FC Barcelona que participan en el torneo La Liga Promises en Miami se fotografiaran con Raúl, que asistió al hotel en donde están hospedades los chavales de todos los equipos para dar ánimos, posar con ellos y dejarles un grato recuerdo de su estancia allí. Todos los equipos se fotografiaron con Raúl menos el FC Barcelona. Mientras Raúl departía amistosamente con Jordi Roura y otros miembros del staff técnico junto a los chavales, que escuchaban atentamente a la leyenda del fútbol, se ofreció para hacerse una foto con ellos, pero el citado miembro del departamento de Comunicación del Barça decidió entonces ejercer de embajador plenipotenciario de su club negando la foto: "No, se marchan ya. ¡Venga!". El citado miembro del staff del Barça que atiende al nombre de Mario Ruíz debió entender que aparecer en una foto junto a Raúl significaría un borrón en la carrera de los chavales que convenía evitar. Y la foto no se hizo ante la sorpresa de Raúl y de los miembros del staff técnico del Barça que no podían creer lo que veían. Raúl estaba allí como Country Manager contratado por la LFP, organizadora del torneo. El mosqueo de la Liga de Fútbol Profesional fue tremendo. Llamada rápida al puesto de mando del Barça y rectificación inmediata. El empleado con ínfulas de todopoderoso recibió un tirón de orejas por extralimitarse en sus funciones ejerciendo de incomunicador y no de comunicador, fue desautorizado por el club y la foto finalmente pudo hacerse con posterioridad. Del incidente sólo queda una cosa clara: el señorío y los valores de los que presume el FC Barcelona brillan por su ausencia cuando lo que se enseña a sus niños es a odiar al Real Madrid, que en ese momento estaba representado por Raúl, aunque ejerciendo simplemente de mito y leyenda del fútbol al servicio de todos por igual. Todos los niños iban locos por tener una foto con Raúl. Todos. Incluidos los del Barcelona. Pero los valores del club culé son así: sectarismo absoluto desde bien pequeñitos. Y luego se extrañan de que la FIFA vea cosas raras en su política de cantera y les sancionen. Sencillamente, lamentable. Esos son los valores que los empleados del Barça que se dedican a comunicar proyectan del club al exterior.

Deja tu Comentario