2013-06-18 18:06 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça da la nota en el entierro de Manel Comas



Pedro Riaño

En el tanatorio de Badalona se han dado cita para despedir a Manel Comas  jugadores, ex jugadores, entrenadores, periodistas, directivos, árbitros, amigos, familiares... El mundo del baloncesto ha sabido estar a la altura en el último adiós a Manel Comas. Sólo ha fallado el FC Barcelona. El Real Madrid ha enviado a Emiliano Rodríguez, el mítico ex jugador ahora metido en funciones de embajadior del club. Del Barça, nadie.



Se ha echado en falta a Xavi Pascuall, y a Joan Creus, y a Joan Carles Raventós, y a Joan Bladé. Cuantos más viven del momio, peor representado está el club. El Barça juega mañana en Madrid el quinto partido del playoff final. Cierto. Mañana. Y apenas dos horas separan Barcelona de la capital de España. ¿Tanto costaba encontrar a un representante del Barça para asistir al sepelio? ¿Acaso el directivo, el director general de secciones, el secretario técnico e incluso el entrenador tienen que jugar mañana y no podían asistir a un acto de presencia obligada?

Desde Madrid los críticos aprovechan cualquier coyuntura para poner en duda los valores de los que históricamente ha presumido el FC Barcelona. Pero lo cierto es que se lo ponen fácil. Los valores se demuestran con hechos, no con palabras. Y hoy el Barça ha perdido una ocasión de oro para mostrar al mundo su grandeza. Les viene grande la propia grandeza del club.

Por allí se han dejado ver Jordi Villacampa, Andrés Jiménez, José Luis Llorente, Josep Maria Margall, Ernesto Delgado, Rafa Jofresa, Santi Abad, Jordi Villacampa, Nacho Solozábal, Rafa Vecina, Jordi Freixenet, Nino Buscató, José Antonio Montero, Pere Capdevila, Román Montañez, Jordi Millera, Manolo Flores, Iván Corrales, Raúl López o Álex Mumbrú, Salva Maldonado (Fiatc Joventut), Trifon Poch (Fuenlabrada), Joan Plaza (Unicaja), Pedro Martínez (Herbalife Gran Canaria), Alfred Julbe o Josep María Izquierdo.
 
Emiliano Rodríguez, presidente de honor de la sección de baloncesto del Real Madrid, estuvo presente. Y el Real Madrid también juega mañana la final de la Liga. No hay excusa. Rosell y los suyos no han sabido estar a la altura. Suspenso. Tanto directivo y tanto ejecutivo tienen que servir para algo más que para hacerse la foto junto a la Copa.



Deja tu Comentario