2012-05-03 00:05 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça de Tito no se parecerá al de Guardiola



Sport cifra hoy la inversión en fichajes para este verano en 100 millones. La cifra, en realidad, no está cerrada y la directiva preferiría no llegar a esos extremos, pero ahí está el límite de lo que está dispuesto a gastarse el Barça este verano.

El objetivo, después de la pérdida de Liga y Champions, dos títulos conseguidos la temporada pasada, es evitar que tome cuerpo la sensación de que se está produciendo un fin de ciclo y que se acabó la edad de oro del club blaugrana. Lo que se pretende es evitar una revolución, pero organizando una renovación inteligente que permita al Barça mantener la línea de resultados y títulos que le ha caracterizado en los últimos años.



Antes de dar su visto bueno a la oferta que le hizo el club a través de Pep Guardiola, Tito Vilanova analizó los pros y contras. Él sabe mejor que nadie que esta plantilla debe ser retocada, no ignora que deben asumirse decisiones que podrán resultar impopulares y que han de realizarse cambios para mantener intacta al armonía del vestuario. Vilanova es consciente de que Pep no ha querido asumir el gasto que supone afrontar la renovación de la plantilla y sabe que aceptando el cargo asume también la tarea de responsabilizarse de las decisiones que van a adoptarse en los próximos meses.

Andoni Zubizarreta está ya trabajando para obtener ingresos con la venta de algunos jugadores. Keita, Alves y Pedro son los que tienen más números para abandonar el club, pero también les podría acompañar algún canterano como Dos Santos o incluso Montoya, por quien se han recibido ya ofertas en el club. La continuidad de Gerard Piqué queda supeditada a la cuantía de las ofertas que el club reciba por él. Con los traspasos el club espera ingresar una cantidad suficiente que le permite hacer frente a los grandes objetivos del mercado: Jordi Alba, Thiago Silva, Gareth Bale, Van Persie y Fernando Llorente. De esos cinco nombres tres acabarán vistiendo de blaugrana.

Guardiola ha preferido ahorrarse el "marrón" de firmar el finiquito de hombres muy carismáticos en esta plantilla. Ya tuvo bastante con el desgaste que le supusieron las bajas de Ronaldinho, Deco, Eto´o, Ibrahimovic y Bojan. Le tocará a Tito Vilanova, que sabe que los cambios son necesarios para potenciar el nivel deportivo del equipo y la paz social en el vestuario. La parte positiva de la situación es que llegarán al club jugadores de extraordinaria calidad con los que Tito Vilanova pretende construir su propio Barça. Es la única manera de evitar comparaciones con el equipo de Guardiola. Cuanto más diferentes sean, más costará establecer comparaciones.




Deja tu Comentario