2014-12-28 21:12 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça deja al descubierto las miserias del Real Madrid (76-68)



Fede Peris

El juego colectivo no es el fuerte de un Real Madrid que vive de los golpes de genio de cualquiera de sus numerosas estrellas reunidas en torno a Pablo Laso a golpe de talonario. Con las bajas de Navarro, Abrines y Oleson, el Barcelona se ha impuesto al Real Madrid arrollándole de principio a fin. Sólo en los primeros compases ha ido el Madrid por delante con cortas diferencias. El Barça ha cominado en la pintura con Tomic, como año y señor, bien secundado por Pleiss, Doellman y Lampe. Marcelinho y Satoransky han dirigido la orquesta y Henzonja, Thomas y el debutante Jackson han acabado por acribillar a su rival con sus lanzamientos desde fuera.



El Barça ha puesto de manifiesto las carencias de un Real Madrid que más parecía una banda que un equipo. Los hombres de Pascual han defendido bien, han perdido pocos balones, han dominado el rebote (44 para el Barcelona, 30 para el Real Madrid) y se han impuesto también en los lanzamientos, dominando el partido de principio a fin ante un Real Madrid que bastante ha hecho impidiendo a su rival que se marchara en el marcador con diferencias escandalosas.

Más que decepción ha causado pena el rendimiento de jugadores como Ayón, Mejri, Bourousis, Nocioni y Reyes, que teóricamente deberían dominar el juego en la pintura. Los hombres altos del Barcelona se los han comido, Y a partir de ahí se ha cimentado la superioridad blaugrana. Sólo el lituano Maciulis era capaz de plantar cara, especialmente en los primeros minutos, los únicos en los que el Madrid pudo ponerse por delante en el marcador, llegando a tener un 8-13. Pero ahí se acabó la fiesta blanca. Marcelinho puso el 16-15 en el minito 7 y el Barça ya no volvería a estar por debajo en el marcador.

El Barcelona jugaba como un equipo de verdad ante un rival que sólo respondía con individualidades aprovechando el acierto de Llull, Maciulis y Rivers. Pero apareció la figura de Lampe, que con un triple y dos canastas puso tierra de por medio entre los dos equipos en el marcador y obligó al Madrid a ir a remolque durante todo el partido. 



Se llegó al descanso con un 47-40 y en el inicio del tercer cuarto pareció que el Madrid iba a reaccionar, llegando a ponerse a tres puntos (49-46), pero sólo fue un espejismo. La entrada de Campazzo fue un seguro de vida para los barcelonistas, que aprovecharon para abrir hueco en el marcador. El debutante Jackson superó la prueba con nota. No estuvo especialmente acertado en el lanzamiento, su especialidad, pero anotó un triple muy oportuno y dos canastas más proporcionando una imagen muy interesante que da pie a pensar que puede ofrecer un gran rendimiento en este equipo.

El final fue un paseo del Barcelona ante un rival sin intensidad y con lagunas defensivas muy grandes. No parece que Pablo Laso sea capaz de liderar a este grupo de fichajes millonarios que no acaban de funcionar como un equipo. Esta tarde en el Palau el Real Madrid ha puesto de manifiesto que es un equipo muy poco trabajado, que vive de las ráfagas de sus estrellas y que no tiene más estrategia que la de que cada jugador haga la guerra por su cuenta. Y de eso se ha aprovechado el Barcelona. 


Deja tu Comentario