2012-08-24 18:08 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça deja escapar vivo a un pobre Real Madrid (3-2)



Player Video...
//

 

Para el primer gran Clásico de la temporada, Tito Vilanova no se arrugó a la hora de tomar decisiones en el Camp Nou: Adriano entraba en detrimento de Jordi Alba, mientras que dos pesos pesados como Puyol y Cesc se quedaban en el banco aguardando su oportunidad. Además, el técnico blaugrana apostaba por Alexis Sánchez y Pedro en bandas para complementar a Leo Messi.



Mientras tanto, José Mourinho tiró con lo que pudo y tuvo. Porque Pepe, ausente, fue sustituido por el siempre incierto Albiol; y Karim Benzema, el favorito de las altas autoridades blancas, dejó como suplente a un Gonzalo Higuaín contrariado en su primer gran mano a mano con el francés. Callejón, por su parte, fue la sorpresa en la alineación inicial, demostrando el ineficiente fondo de armario del conjunto merengue.

El partido empezó con los detalles previstos: caracolas de Iniesta, robos de un descomunal Piqué ante un preocupante Cristiano Ronaldo y un Barça en auge con el paso de los minutos. Nada fuera de lo habitual. El ritmo, cansino, de pretemporada, lastraba el juego culé, pero bastó una entrada a destiempo del secuaz Xabi Alonso a los pocos minutos de juego para marcar al centrocampista tolosarra con una amarilla. Y es que las interrupciones tampoco ayudaban. Al menos al equipo que intentaba proponer un fútbol vistoso y alegre en el terreno de juego.

Dominio sin premio



Con un Messi más participativo, poco a poco el Barça se hizo dominador del encuentro, achicando la supuesta grandeza blanca y embotellando a un Real Madrid que optaba por las nulas transiciones rápidas.

El primero que probó fortuna fue Leo. Como siempre. Alves ganaba línea de fondo y cedía para que el argentino, desde el punto de penalti, mandara el cuero fregando el poste derecho. El miedo madridista crecía por minutos. Fue el propio Messi quien volvió a rozar el primer tanto de la noche con un disparo cruzado. Incluso apareció también Pedro para mandar un fusil que Casillas desviaba a córner.

El control del esférico era incuestionable en el primer tiempo, pero el gol se resistía. Entretanto, Valdés veía desde la lejanía el partido ante un conjunto merengue poco dado al ataque, dedicando sus esfuerzos ‘solo’ a resistir los envites barcelonistas, que no es fácil. El balance blanco mourinhista: ningún disparo a puerta en el primer acto.

Gol tempranero... y reacción

La injusticia llegó a los diez minutos de la reanudación. Cristiano enterraba la pizarra de Tito con un efectivo cabezazo a la salida de un lanzamiento de esquina y sorprendía en el Camp Nou. El Barça, no obstante, lejos de venirse abajo, golpeó acto seguido. Mascherano colocaba un balón medido a Pedro y el tinerfeño no dudó en aprovechar la genial asistencia del Jefecito para igualar el luminoso.

La remontada, merecida, la culminó Leo desde los once metros. Sergio Ramos barría con contundencia a Andrés Iniesta y Clos Gómez no tuvo más remedio que señalar la pena máxima contra los intereses blancos. Y Messi no perdonó para poner el 2-1 en el marcador.

Con un Real Madrid abatido y cansado, viéndose incapaz de superar al nuevo Barça de Tito Vilanova, Iniesta filtró un pase entre líneas para Xavi para que el egarense ampliara distancias e instaurara la locura en el feudo barcelonista. El 3-1 ponía de manifiesto, por enésima vez, la insultante superioridad blaugrana ante un rácano Real Madrid, pero Di María logró abrir la eliminatoria tras un error de Valdés.

Al final, los goles de Pedro, Messi y Xavi permitieron al Barça salir victorioso en el primer asalto de la Supercopa de España. Ahora, tan solo falta poner punto y final a la fiesta alzando el título en el Santiago Bernabéu.


Deja tu Comentario