2015-05-23 09:05 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça estudia impugnar los éxitos con trampa del Real Madrid



Joan Tubau

Un escándalo de proporciones mayúsculas se cierne sobre el baloncesto español y los éxitos del Real Madrid. Una investigación policial en curso debe determinar hasta qué punto es legal la alineación del jugador del Real Madrid Marcus Slaugther, nacido en San Leandro (California). El caso se ha destapado a raíz de la presentación de la documentación en la Federación y la ACB del jugador Andy Panko, del Fuenlabrada, con documentación de Guinea Ecuatorial y con el mismo número de pasaporte que el jugador madridista, también acogido a la nacionalidad guineana desde el mes de febrero.



El tema de la nacionalidad africana de jugadores norteamericanos venidos a jugar a Europa empieza a ser ya una norma común. Determinados países africanos mantienen acuerdos de doble nacionalidad con la Unión Europea, por lo que los jugadores inscritos en Europa bajo la nacionalidad de países como Guinea Ecuatorial pueden actuar en equipos europeos como jugadores comunitarios sin ocupar plaza de extranjero. Slaughter fue inscrito en febrero como jugador guineano, dejando vacante su puesto de extranjero a otro jugador, en este caso Campazzo, para reforzar el potencial de la plantilla madridista.

El caso está siendo objeto de investigación por las sospechas fundadas de irregularidades que son cada vez más evidentes. El hecho de que el número de pasaporte de Panko coincidiera con el de Slaughter ha servido para levantar la liebre, dado que estamos ante un caso que podría derivar en un delito de falsificación de documentos. La policía está realizando las correspondientes diligencias mientras el CSD, al tanto de todo, ha callado hasta ahora para no perjudicar al Real Madrid en la Final Four celebrada el pasado fin de semana.

El CSD obliga a los jugadores que se acogen a esta prebenda a acreditar una vinculación personal con el país que le otorga su nacionalidad. Y es evidente que este no es el caso de Slaughter, norteamericano de origen y residente en España. El tema es serio porque se sospecha de la existencia de un mercado negro en el que los jugadores reciben dinero a cambio de aceptar su nueva nacionalidad permitiendo así a sus clubs ocupar sus plazas de extranjero con nuevos jugadores.  Otro madridista, KC Rivers, se encuentra en la misma situación. En su caso, su nacionalidad es de Guinea Bissau.



El FC Barcelona espera acontecimientos y la resolución de la investigación policial para posicionarse sobre el caso. No se trata de ganar los partidos en los despachos, pero tampoco se puede aceptar perderlos en los despachos. La maquinaria jurídica, que vela por los intereses del FC Barcelona, está en marcha. En caso de confirmarse las irregularidades que se le suponen a la situación de Slaughter, cualquier club podría impugnar sus alineaciones desde que estrenó su nacionalidad guineana en la Copa del Rey que ganó el Real Madrid. Y también en la Liga Endesa.

 

 


Deja tu Comentario