2015-02-28 18:02 Real Madrid Por: Administrador

El Barça gana en Granada con escándalo, para variar



Mientras en Barcelona siguen acusando a Cristiano Ronaldo de comandar la tabla del pichichi gracias a los penaltis, Leo Messi utiliza otra fórmula, ya que Dios no le ha traído a este mundo para transformar penaltis. En este caso, como se ha visto hoy en Granada, los galones de Messi han obligado a Luis Suárez a renunciar al que habría sido su segundo gol para dársela al que manda en ese equipo, con tan mala fortuna que al renunciar al disparo Suárez y cedérsela a su jefe, éste ha quedado en fuera de juego, ya que entre él y la línea de fondo sólo se encontraba un jugador.

La infracción se ha visto de forma instantanea, pero el colegiado no ha querido enterarse y ha dado como válido un gol fraudulento que sirve para que Messi pueda seguir la estela goleadora de Cristiano Ronaldo a base de trampas. La realización televisiva ha trazado la raya y ha podido apreciarse que el fuera de juego era de libro, aunque el inefable comentarista culé Pichi Alonso se negara a aceptarlo después de varias repeticiones que lo mostraban con meridiana claridad.



 


Deja tu Comentario