2012-08-30 00:08 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça le da una lección de juego y de deportividad al Madrid



Ejemplar comportamiento del FC Barcelona en el Bernabéu. Una soberana lección a los que no saben perder. Sobre el campo, con 10 jugadores, el Barça tuvo más el balón y dispuso de más oportunidades de su rival. Dio la cara en todo momento y hasta el último minuto dispuso de oportunidades para ganar la Supercopa. Pero perdió. Y no pasa nada. No hace falta exhibir el mal perder con rabietas en la sala de prensa, con patadas en el campo, con tanganas que confirman la inmadurez de quienes las provocan. Tampoco los jugadores se fueron del campo desquiciados para no ver la entrega del trofeo. Se quedaron allí. Felicitaron a los campeones y presenciaron la entrega del trofeo. Todos. Desde Valdés a Pedro. Desde Tito Vilanova al utillero. El Barça es otra cosa. Representa otros valores que nada tienen que ver con la victoria a cualquier precio. Se encaja la derrota con la misma naturalidad que la victoria. Quizá porque el equipo no está presidido por la soberbia, la prepotencia y la chulería de otros.

El Barça se comportó en el campo sin necesidad de repartir leña ni de hacer teatro, como nos tiene acostumbrados Pepe. Y, por supuesto, a Tito Vilanova no se le ocurrió meterle el dedo en el ojo al entrenador contrario. Eso queda para los matones, para los que no tienen más argumento que la agresión para imponer su criterio. Agresión física o dialéctica, es igual. Agresión siempre. Vilanova se comportó como lo que es, como un señor, a pesar de que anoche más de un jugador madridista protestó de forma "airada y acalarodamente"  al árbitro con la seguridad de que nadie les iba a castigar. Tienen barra libre.



El Barça perdió porque esto es un deporte en el que se puede ganar y se puede perder. Y eso se entiende en el bando blaugrana porque lo que allí hay son deportistas. Los que buscan camorra son otros. Seguro que se han llevado una buena lección del Barcelona esta noche. Lo que hace falta es que tomen nota para que cuando vuelvan a verse en la situación en la que esta noche se ha visto el Barça, que se verán, sepan reaccionar con dignidad y con deportividad. Como si fueran caballeros del deporte.


Deja tu Comentario