2012-11-25 23:11 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça más canterano canta el alirón en Valencia (0-4)



El Barça se va, se va, se va, se va, se va... Sólo el Atlético resiste el tirón. El Madrid ya ha arrojado la toalla y cede 11 puntos en 13 jornadas. Pero el Atlético acabará rindiéndose tarde o temprano ante un Barça que protagoniza el mejor inicio de la historia de la liga. Con autoridad, con brillantez, con contundencia...

Recordaba hace unas semanas Jose Mourinho, siempre con el Barça presente en sus oraciones, que él no había olvidado cómo se produjo la última derrota que sufrió el pasado año el Levante ante el Barcelona. Se refería a un penalti contra el Levante por un derribo claro a Cuenca. Bueno sería que Mourinho no olvide tampoco la derrota de este año del Levante ante el Barcelona. Que no olvide el 0-4, los goles de Messi, las asistencias de Iniesta, el juego colectivo de un equipo sin fisuras. Que no olvide nunca el 0-4, a ver si le sirve de lección. Y no fue 1-4 porque este Barça tiene un portero a la altura del equipo. Valdés se encargó de hacer justicia a uno de esos atropellos arbitrales que se perpretan de manera periódica contra el Barça. Esta vez en forma de penalti por un balón que acabó en el codo de Puyol cuando estaba en el suelo. Puyol no se llama Coentrao y el área del Barça no es la del Madrid. Por eso al Barça le han pitado 2 penaltis en contra y al Madrid ninguno. Por eso al Barça le han pitado 2 penaltis a favor y al Madrid 5. Lamentablemente, para estas cosas no tiene memoria Mourinho. Su memoria es selectiva y sólo se queda con lo que a él le interesa.



Lo cierto es que apenas 15 días después del eléctrico, crispante e incluso violento Levante-Real Madrid, este Levante-Barça ha transcurrido en una auténtica balsa de aceite. Sin faltas, sin agresiones, sin líos en el vestuario. No estaba Pepe en el campo y hasta Ballesteros y Navarro parecían buenos chicos. Lo cierto es que aunque el resultado pueda hacer indicar que el Barcelona ha disfrutado de una victoria cómoda, lo cierto es que el Levante ha plantado cara y ha dispuesto de ocasiones para marcar, especialmente en la primera parte, cuando ha jugado de tú al Barça.

Sin embargo, tras el descanso los hombres de Tito han sufrido una transformación y han salido a liquidar el encuentro por la vía rápida. Y a lo grande, con jugadas magistrales. Cuatro golazos. Messi, a pase de Iniesta. Messi,a pase de Iniesta. Golazo de Iniesta desde lejos. Cesc a pase de Iniesta. Sin duda Don Andrés ha sido el gran protagonista de la noche. Ha intervenido de manera decisiva en los cuatro goles, marcando o dándolos. Y no de cualquier manera, con exquisitez, como sabe él. Al estilo del mejor futbolista europeo de 2012.

Lo que parecía podía ser un compromiso complicado, lo ha desactivado el Barça casi sin despeinarse. Partido limpio, casi sin faltas (una tarjeta a Cesc por un choque y la amarilla a Puyol antes citada por impactar el balón en su codo). Ni hubo sangre ni hubo mal rollo. Lo que hubo fue una inmensa lección de Tito Vilanova a Jose Mourinho jugando a lo campeón durante 61 minutos (desde la entrada de Montoya en el 13 hasta la salida de Alba por Adriano en el 74) con once jugadores formados en casa, con once jugadores comprometidos con el club en el que siempre quisieron jugar, con once jugadores que saben lo que su público espera de ellos y cómo conseguirlo. El de esta noche ha constituido todo un hito histórico. El campeón, el equipo que practica el mejor fútbol del mundo, ventila sus partidos con once canteranos y se dispara en la clasifación sin recurrir a ningún merecenario.



Toda una lección de humildad que, probablemente, Mourinho sí olvidará. Basta que el Barça recurra a la cantera para que él la desprecie. Así es él. Él se lo pierde, y así le va.

 


Deja tu Comentario