2012-07-24 10:07 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça negocia en secreto por Javi Martínez



El FC Barcelona no tiene intención de tirar la casa por la ventana con ningún fichaje, ni Javi Martínez ni nadie. En época de recensión económica, se han acabado las grandes alegrías. Sin embargo, tanto la directiva como Andoni Zubizarreta saben que Tito Vilanova ha pedido a Javi Martínez y que nada mejor que conseguir este fichaje para que la carrera del nuevo técnico blaugrana empiece con buen pie, con los deberes hechos por parte de la directiva. Rosell quiere darle a Tito lo que pide, pero no a cualquier precio.

El Athletic se cierra en banda, no quiere negociar y se limita a advertir a los interesados que el precio del jugador lo marca su clúausula de rescisión: 40 millones de euros. El Bayern Munich, el club que hasta ahora había mostrado mayor interés por el jugador, se ha plantado en 22 kilos y ha dejado vía libre al Barcelona para que regatee con el Athletic de Bilbao. En contra de los intereses del FC Barcelona juega que el jugador, a diferencia de otros futbolistas, no está dispuesto a declararse en rebeldía ni a forzar una salida de San Mamés que, de producirse, debe llegar por la vía del acuerdo entre todas las partes.



Sport informa hoy que los contactos se mantienen, que la semana pasada hablaron Andoni Zubizarreta y el presidente Urrutia y que incluso el Barça ha ofrecido al meta Oier para rebajar el precio final. Pero el Athletic no está interesado. En todo caso, si existiera interés por el meta vasco blaugrana, se negociaría su fichaje de forma independiente. El Barça no está en condiciones de saltarse el tope de los 40 millones presupuestados para fichajes en esta temporada, aunque el dinero del traspaso de algún jugador, tipo Afellay, podría invertirse en la operación engordando los 26 millones que tiene establecidos el Barcelona como límite. Sin embargo, esta posibilidad se presenta difícil porque las ofertas que han llegado hasta ahora por jugadores como Afellay o Tello no satisfacen las pretensiones del club blaugrana.

Iosu Urrutia aceptaría encantado una oferta superior a los 30 millones, pero está obligado a cerrarse en banda. Ni la afición ni Bielsa le perdonarían la venta de uno de los buques insignia de la entidad. Y él sabe que la estabilidad de futuro de su proyecto depende de que mantenga intacto el equipo actual.




Deja tu Comentario