2014-02-20 18:02 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid empieza a ganar la final de Copa en los despachos



Joan Tubau

Javier Bordas, Antoni Rossich y Emili Sabadell han acudido a Madrid a "papear" con la representación del Real Madrid: José Ángel Sánchez (Director General), Emilio Butragueño (Director de Relaciones Institucionales), Manuel Redondo (Director General de Presidencia) y Carmen Álvarez (Jefa del Departamento de Operaciones y Eventos). Eran más y, por lo visto mejores. También han compartido mesa y mantel con representantes de la Federación Española de fútbol: Jorge Pérez (Secretario General), Antonio Suárez (Presidente de la Comisión de Competiciones), Esther Gascón (Directora de Relaciones Externas) y Miguel Ángel López (Coordinador de Partidos).



El objetivo de la reunión, con comida por medio, era llegar a un acuerdo para fijar escenario, día y hora para la final de Copa que enfrentará el FC Barcelona y al Real Madrid. Respecto al escenario, primera derrota. El Real Madrid estaba dispuesto a jugar en el Camp Nou y los representantes del FC Barcelona no han sabido aprovechar esa baza para conseguir que sus aficionados no tuvieran necesidad de desplazarse para vivir en directo la final. Será Valencia.

Quedaba por concretar la fecha. Tratándose de Semana Santa, todos los días eran hábiles. Unos más que otros para el Real Madrid. Y unos más que otros para el FC Barcelona. Finalmente se ha impuesto el miércoles 16 de abril a las 21:30 horas. Gol del Madrid.

Se trata de un triunfo en toda regla de la representación del Real Madrid. El Barça ha vuelto a perder en los despachos y ahora los futbolistas tendrán que desnivelar la contienda sobre el césped. Los directivos han perdido la previa. Tratándose de la Semana Santa, el miércoles 16 de abril, día laborable, es la víspera del Jueves Santo, día festivo en Madrid, lo que quiere decir que los aficionados madridistas que se desplacen a Valencia al día siguiente, en su gran mayoría, no tendrán que trabajar. No es el caso de los barcelonistas, que deberán pedir fiesta en sus obligaciones laborales o pasar la noche en blanco para acudir a trabajar al día siguiente porque en Catalunya el Jueves Santo no es fiesta. Al Barça le interesaba más el Jueves o el Viernes Santo.



O han tenido poca sensibilidad o no se enteran de nada los tres enviados especiales o espaciales que el Barça tenía en la reunión. Han ejercido de "pardillos". Es hora de que esta directiva empiece a pensar en sus socios. El desencanto empieza a notarse en las gradas del Camp Nou y podría acusarse también en las entradas para la final de la Copa del Rey. Con las facilidades que da esta directiva, lo normal sería no agotar el cupo que corresponde al FC Barcelona. Algo que no ocurre desde los tiempos de Basilea 79.


Deja tu Comentario