2011-05-13 18:05 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça no sólo se ‘cargó’ la Décima



Por tal motivo, la UEFA, en consonancia con el propio Real Madrid, decidió habilitar una amplísima zona para que los periodistas que solicitaron su acreditación para el gran partido entre los eternos enemigos deportivos de nuestro país pudieran cubrir el evento. Éste su ubicó justo encima de la zona habitual de prensa, es decir, en la parte más baja del tercer anfiteatro.

Los más de 1000 periodistas acreditados ocuparon sus respectivos asientos de graderío. Éstos fueron reforzados con un pupitre y unos enchufes para que aquellos que llevaran un ordenador pudieran ver facilitado su trabajo. El problema llegó cuando llegó el momento de conectar todos los ordenadores a la red wifi que la prensa tiene a su disposición en todos los partidos del Santiago Bernabéu. Sólo algunos privilegiados pudieron engancharse. Y es que al abrir el cupo de prensa que accedió al campo el ancho de banda de Internet disminuyó notablemente hasta el punto de que hubo periodistas que no pudieron trabajar con normalidad en la zona en la que le asignaron su asiento correspondiente.

Sin embargo, la cosa no se quedó sólo en eso. Y es que desde que el Barcelona pasara por el Bernabéu, al wifi del estadio blanco le entró el mismo ‘bajón’ que a sus jugadores y a sus aficionados. Sólo así puede entenderse que la prensa no se pudiera conectar hasta el minuto 35 de la primera parte al wifi de Chamartín en el partido posterior a la debacle europea ante el Barcelona. Fue ante el Zaragoza. Por más que los operarios lo intentaron reiniciar en varias ocasiones, los periodistas no pudieron cubrir la información con normalidad hasta bien entrada la primera parte.

Lo que podía entenderse como algo pasajero se convirtió ya en un grave dolor de cabeza para los periodistas en el último partido que el Madrid jugó en Liga en el Bernabéu. Con motivo de la visita del Getafe, que no es un equipo que precisamente tenga el mismo tirón que el Barcelona periodísticamente hablando, el acceso a la red wifi para los profesionales de la información fue poco menos que imposible. Los responsables de mantenimiento del club trataron de solucionar la papeleta pero, para desgracia de los que allí estuvieron, los 90 minutos del partido se disputaron sin que la prensa dispusiera de la red inalámbrica para poder expresar lo que se estaba viendo en el partido. Y eso que el Madrid presume de tener a Movistar como patrocinador oficial. Queda por ver si de cara al último partido de Liga ante el Almería el estropicio seguirá vigente o si, por el contrario, se han puesto manos a la obra para solucionar un problema de semejante magnitud. 




Deja tu Comentario